Ir al contenido principal

¿Como sería el mundo sin dios?


Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para repartir o evitar el sufrimiento. Naceríamos, creceríamos, nos enfermaríamos y curaríamos, triunfaríamos y fracasaríamos, conoceríamos dichas y desgracias, nos enamoraríamos o no, tendríamos hijos o no, y finalmente moriríamos independientemente del dios que adoremos.

Un enfermo grave tendría más posibilidades de curarse acudiendo al médico que rezando a la nada. La esperanza de vida y la calidad de vida de los pacientes mejoraría porque la medicina avanza, y no porque Dios aprende a curar los padecimientos. Tendrían más posibilidad de curarse los que tienen mejor acceso a la salud, sin importar en que dios crean.

Las catástrofes sucederían sin más. Terremotos, tsunamis, huracanes, volcanes y otras calamidades ocurrirían sin pensar en las consecuencias para los seres vivos afectados. Serían parte de la naturaleza, y lo mejor que podríamos hacer sería aprender progresivamente a predecirlos para evitarlos. De nuevo el conocimiento sería la única forma de minimizar las pérdidas.

No habría normas claras y universales. La moral sería una construcción humana, relativa y subjetiva. El bien sería diferente según el punto de vista de distintos individuos y de distintos grupos, y cuanto mucho cada uno creería que el suyo es el “Bien Absoluto” frente al “Bien Absoluto” de otros. Violar las leyes tendría, en el mejor de los casos, un castigo humano.

No habría un dios al que ofender, y quienes crean que su dios fue ofendido tendrían que ocuparse ellos mismos de limpiar su nombre. La guerras santas, inquisiciones, cruzadas, yihad, etc. serían la única respuesta posible ante la inacción de un dios que no se defiende porque no existe.

El mundo estaría librado a si mismo y no se percibiría un plan divino. No habría una inteligencia creadora ocupándose de cada detalle, y los procesos naturales no mostrarían necesariamente misericordia con los seres vivos. No existirían los seres perfectos, y algunos incluso podrían tener defectos tales que hagan imposible su subsistencia. Podrían morir individuos o especies completas no adaptadas a determinado cambio, no preparadas para enfrentar determinada situación. La muerte sería un “método” más para una naturaleza insensible.

No habría pueblos elegidos, ni especies elegidas. No habría una creación de la que seamos el centro, ni punto privilegiado. Nada impediría que las condiciones que favorecieron la vida en nuestro planeta, lo hagan en otros, porque no tendríamos nada de especiales.

Resumiendo… un mundo sin dioses sería asombrosamente parecido a este.

Ateo militante.

Comentarios

  1. quizás hace unos años hubieras incluído "... y el sol no giraría alrededor de la tierra"

    Me parece que llegaste a una conclusión brillante.

    ResponderEliminar
  2. Me gusto mucho este escrito, por eso es que ahi que buscar a dios. dios es todo, el mundo gira por dios todo es por dios.

    ResponderEliminar
  3. Quizás un mundo sin Dioses, sería un mundo mejor. Un mundo que ame la razón, un mundo educado y estudioso, que comparte la virtud y toma juicios éticos sin necesidad de parecerle bien a un Dios que es juez y jurado, pero que nunca se hace presente. Un mundo sin Dios, sería un mundo avanzado tecnológicamente. Un mundo sin Dios, sería mundo con 'razón'.

    ResponderEliminar
  4. anonimo, deberias tener guevos y decir al menos tu nombre.

    ResponderEliminar
  5. anonimo, eso eres. Ignorante por supuesto. Porque si leyesas no estarias hablando de dios. Lo conoces? Deberias ser un poco mas culto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

Día sin autos

Desde los años 70s comenzaron las primeras críticas al modelo urbano que privilegia el uso del automóvil, pero fue hasta 1994 cuando, a propuesta del activista Eric Britton en la conferencia de ciudades accesibles en Toledo, se planteó la posibilidad de efectuar un “día sin auto” con el fin de concientizar a la población de las problemáticas que el tráfico automotor provoca. 
El 22 de septiembre de 1994, Reykjavik, La Rochelle y Bath, se convirtieron en las primeras ciudades en llevar a cabo la iniciativa. Tres años después todo Reino Unido la aplicaría y a partir del año 2000 la World Carfree Network comenzaría su promoción a nivel internacional. 
Desde entonces, decenas de ciudades se han sumado a la iniciativa de diferentes formas: desde la organización de foros para incrementar el conocimiento en el tema, hasta prohibiciones totales a la circulación de automóviles. 
Para Guadalajara, la fecha tiene un gran peso simbólico. El 22 de septiembre del 2007 el ejercicio de agilización v…