Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2014

La ciudad es de todos

Una democracia está obligada como tal a otorgar a los ciudadanos condiciones de equidad que permitan su desarrollo. Ese es el punto central de un sistema democrático. Establecer diferencias es característico de monarquías, donde una clase superior supone tener derechos divinos sobre los demás o de regímenes totalitarios en los que unos se imponen a los otros.
El siglo XX significó grandes avances en materia de equidad. Estados Unidos, por ejemplo, vivió una revolución en torno a los derechos civiles, principalmente de los afroamericanos, en los años sesenta. El mundo derrotó la segregación racial de la Alemania hitleriana o del apartheid sudafricano. Las mujeres han dado grandes brincos en el reconocimiento de sus derechos en grandes partes del mundo. Cada vez más y en más lugares del mundo se reconoce el derecho de los homosexuales a llevar una vida normal y obtener respeto a su preferencia.
En México, y más especifico en Guadalajara, los mecanismos de discriminación h…

Síndrome de abstinencia

Imagina por un momento un aumento exponencial en el costo de la gasolina y otros combustibles.  Multipliquemos por ejemplo el costo actual por 10. Pongamos el litro a 100 pesos. ¿Qué pasaría?
El primer impacto se vería en el sistema de distribución de mercancías y su costo. Un refresco de cola, por ejemplo, sería incosteable ya que nadie podría pagar el precio de un producto que absorbe mayoritariamente en su costo final el costo de su distribución. La tendencia sería a que estos productos desaparecieran y seguramente serían sustituidos por productos locales sin costos de traslado y con mecanismos de distribución no motorizada al interior de las ciudades.
Otro impacto significativo sería en el ámbito inmobiliario. Las viviendas ubicadas en cotos cerrados o alejados de la ciudad, donde se depende del uso del automóvil hasta para conseguir un litro de leche, sufrirían una inmediata depreciación de valor al convertirse en guetos cada vez más difíciles de habitar y sufriría…

Andar en bici no es inseguro

El problema de fondo a resolver en materia de movilidad no es, ni la calidad y disponibilidad del transporte, ni la tarifa, ni la existencia de infraestructura apropiada para bicicletas, ni el mejoramiento de banquetas.
El problema de fondo es la saturación de automóviles en la ciudad.
Es el crecimiento del parque vehicular el que ha reducido alarmantemente nuestra capacidad para desplazarnos eficazmente, el que ha saturado las arterias viales de la ciudad incrementando los tiempos de movimiento, el que es responsable del 85 por ciento de la contaminación atmosférica y el culpable de la reducción de la seguridad vial en nuestras calles.
Si bien los programas recientes para la conducción responsable ya dan muestra de resultar exitosos, estableciendo justa mano dura contra aquellos que ingieren alcohol y manejan, hay que decir que solo el 26 por ciento de los accidentes en automóvil son ocasionados por el alcohol. El 74 por ciento restante solo podrá reducirse disminuyendo…