Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2011

Es hora de movernos

El principal enemigo a vencer es la apatía en un momento en que es fundamental multiplicar la participación de la sociedad en su conjunto, no para aspirar al poder y entrar en los concursos oficiales de popularidad si no para garantizarle futuro a nuestras sociedades.

La mayoría de los sistemas electorales en sociedades como la nuestra: abatidas por rezago educativo y escaso nivel de debate público, producen de todo excepto democracia. Las elecciones suelen ser una mera medida de popularidad donde los candidatos evitan profundizar en los problemas reales de la sociedad y se resignan a venderse como cualquier otro producto comercial. Esto produce gobiernos y grupos de poder con incidencia real que solo se preocupan por atender los problemas superficiales que la gente cree tener y pocas veces prosperan programas de largo plazo encaminados a resolver problemáticas esenciales de la sociedad en su conjunto solo abordables desde un estado rector.

Durante las próximas elecciones seguramente …

Ciudades para la gente

La proliferación de autos en las ciudades del mundo, producto de una idea equivocada de progreso, de un profundo egoísmo materialista y de una fuente de recursos energéticos que se percibía ilimitada, ha generado múltiples problemas en prácticamente todos los núcleos urbanos.

La necesidad creada de infraestructura para el auto supera las capacidades presupuestales de los gobiernos más ricos, el previsible agotamiento de recursos energéticos pone en riesgo a todo el sistema económico incluyendo peligrosamente a la producción alimenticia, las emisiones contaminantes del sector transporte ocupan el primer lugar en contaminación atmosférica y de estas, al menos en nuestra ciudad, cerca de 85 por ciento proviene de autos.

El tráfico automotor se fue apropiando del espacio público hasta llegar al entendido actual de que las calles son para uso exclusivo del auto. Nunca antes fue así. Calles siempre ha habido, autos no. Las vías rápidas y avenidas concebidas bajo esta idea han disgregado comun…