Ir al contenido principal

El amor es altamente adictivo.


Usted puede que ya haya escuchado la frase. La música, la literatura y el cine también han trabajado minuciosamente el concepto. Se trata de esas personas que no parecen cansarse de estar enamoradas. Estos amantes no lucen conformes con un gran amor apasionado, o tres, sino que pasan de una relación a otra como si fuese, más que un placer, una necesidad. Parecen ser adictos al amor.
La ciencia, en su afán de comprender al hombre y su comportamiento, ha estudiado minuciosamente la adicción y sus distintos caminos en el cerebro. Las últimas investigaciones sobre este tema aseguran que la adicción es un camino independiente al estímulo que la cause. Es decir, no importa si la droga es la heroína o la cocaína, el camino a la dependencia siempre es el mismo en el cerebro. Y, aunque existen sustancias más adictivas que otras, también existen personas que no crean adicciones a pesar de usar drogas adictivas. Más aún, ya se han identificado otras dependencias que no tienen nada que ver con sustancias químicas, como la adicción al ejercicio o a ir de compras. Y es que el cerebro es capaz de provocarse una "nota" y de ponerse a "volar" con dosis apropiadas de sus químicos.
De hecho, el amor causa visibles y medibles cambios en el organismo. Por ejemplo, cuando una persona habla o interactúa con alguien por quien se siente atraído, sus latidos cardiacos incrementan tres veces más de lo normal y el exceso de sangre se mueve hacia las mejillas y los órganos sexuales, causando las famosas "alitas de mariposas" que sentimos en el estómago y una placentera excitación. También se libera el neurotransmisor conocido como dopamina, que provoca aún más placer.
"La atracción y el deseo actúan como drogas en el cerebro y te dejan queriendo más", explica el doctor John Marsden, del Centro de Adicción Nacional de Gran Bretaña quien ha completado un documental sobre el tema para la BBC.
De acuerdo con la investigación de Marsden, este tipo de actividad puede dejar sus marcas en el cerebro y crear una adicción con todos los horribles efectos secundarios de cualquier dependencia, lo que obligará a la persona a buscar de nuevo el placer que le provoca la actividad, ya sean algunas líneas de cocaína, varias horas de aeróbicos o un cambio constante de pareja amorosa.
"Al igual que otras drogas, los sentimientos producidos por el amor tampoco duran, aunque en los seres humanos puede llegar a subsistir entre tres a siete años. Además, el amor tampoco conoce barreras, cuando una persona se siente atraída por otra es afectada por los mismos procesos biológicos, no importa quién sea", explica Marsden en el documental que será presentado este mes dentro de la serie de la BBC titulada "Body Hits".
Marsden también explica que la gente tiende a buscar características similares a ellos en una pareja. Esto se debe a que en realidad están buscando cualidades parecidas a las de sus padres ya que en su experiencia ellos ya han logrado criar hijos de forma exitosa.
"Parecería que estamos buscando a una pareja ideal para cenar y bailar en el fin de semana pero más allá de todo eso, nuestro instinto animal está buscando la pareja perfecta con quien compartir sus genes", explicó Marsden.
El sexo como trampa
En el documental realizado por el doctor en psicología John Marsden, los investigadores sugieren que el sexo es una trampa para unir a las parejas. El estudio explica que, aunque la persona no ande buscando a alguien para tener hijos o no desee reproducirse, el cuerpo lleva millones de años evolucionando con el objetivo de multiplicarse y propagar sus genes y es posible que tenga guardado varios trucos para llevar a la persona en esa dirección. No sólo eso, los investigadores afirman que mientras más dos personas tengan relaciones sexuales, más tenderán a formar un lazo difícil de romper.
"Todos sabemos que se puede tener sexo sin enamorarse pero si tienes suficiente sexo con la misma persona existe la posibilidad de que el cuerpo caiga en la trampa y se enamore de esta persona y de repente quiera procrear con ella. Creemos que nuestra biología hace todo lo posible porque esto ocurra y por eso el amor es altamente adictivo".

Por : Glenys Álvarez.
sindioses.com

Más hormonas en la receta para el amor.

Cuando un hombre se enamora con pasión, en los primeros tiempos, sus niveles de testosterona bajan y una hormona conocida como neutrofina invade su torrente sanguíneo recorriendo todo su cuerpo y cambiando su metabolismo y la forma en que se siente. Cuando una mujer se apasiona, los niveles de testosterona suben y se reúnen con la neutrofina que también rebosa su sangre. Sin embargo, cuando la pareja rebasa los dos años, a veces hasta en menos tiempo, los niveles de estas hormonas regresan a la normalidad y otro químico hace su aparición en la sangre de la pareja, todavía enamorada aunque no apasionadamente, esa es la oxitocina, la hormona de la confianza, la que se encarga de inducir el parto y producir la leche materna. Es la hormona del amor pausado, la testosterona y la neurotrofina son las reinas de la pasión.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…