Ir al contenido principal

Mamá, en bici por favor.


Por la mañana, las calles de Guadalajara se congestionan con el movimiento vehicular. Es la hora de ir a la escuela y para los padres de familia que llevan a sus hijos, el camino en la ciudad se vuelve un suplicio. El auto y la contaminación son parte del estrés generado por los reducidos minutos, que en el lento andar se desperdician entre los automóviles.
Arcelia no tiene auto ni piensa tenerlo pronto, ya que la bici le ha resultado tan práctica para trasladarse en la ciudad que, incluso, lleva a su hijo a la escuela.
Desde hace seis meses pedalea menos de diez minutos de ida y otros diez de regreso, con Felipe en la silla trasera: “A veces va cantando, ve todo a su alrededor con una gran atención, también habla con todos los que van a su lado y en ciertas ocasiones les pregunta ¿Por qué no tienes bici? También hay días en que se queda dormido en el camino”.
Aunque tuvo algunos mínimos problemas durante su recorrido, Arcelia logró eliminar la preocupación de pedalear por la ciudad entre autos y camiones, acompañada de su hijo de tres años, pues “a veces los automovilistas te faltan al respeto”, dice. Sus amigos, familia y desconocidos que la ven pedalear... le insis-ten con opiniones: “Ir en bici no es una alternativa para transportarse por la ciudad”, “Arriesgas a tu pequeño por andar así”; y otros se suman a su interés: “Algunos dicen que aprendo a vivir de manera más saludable y qué bueno atreverme a hacerlo. Veo a algunos niños de la escuela que les gustaría también llegar en bici al colegio”.
Arcelia disfruta compartir con su hijo la satisfacción de andar en cicla antes de las nueve de la mañana y después del mediodía, lo hace conciente de que apoya a reducir las emisiones contaminantes y vive sin en el estrés del tráfico motorizado. “Cuando le doy a escoger a Felipín entre auto, camión o bici no lo piensa dos veces. Dice que cuando sea grande quiere tener una bici bien chida”
–¿Recomendarías andar en bici con los hijos?– “Si, porque los pequeños crecen con este positivo hábito cultural y ecológico”. Diversos proyectos a nivel mundial aseguran que incentivar el uso de la bici, desde pequeños, provocará la movilidad fluida en una ciudad con diversas alternativas de transporte.

Tomado del boletin Ciudad en bici 3

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …