Ir al contenido principal

La ciudad del miedo

La ciudad del miedo
Cotos, murallas y cámaras
Vanesa Robles, para la revista Magis.


Desde hace tres lustros, los fraccionamientos privados se han convertido en la regla del crecimiento metropolitano de Guadalajara. mientras sus moradores argumentan inseguridad pública, los especialistas afirman que los barrios defensivos son un peligro para la sustentabilidad y la gestión social de la ciudad.

“Se solicitan ciudadanos amenazados por gente indeseable. Prometemos recluirlos en casas con jardines y accesos de triple restricción: murallas, policías privados y el tránsito insufrible de las avenidas más cercanas. Garantizamos un ambiente exclusivo y una visión borrosa del caos llamado zona metropolitana de Guadalajara”.

Éste es un anuncio inmobiliario ficticio… Pero podría ser real.

Uno de los pocos sucesos “democráticos” en nuestra ciudad durante los últimos quince años es su fragmentación en barrios que presumen una o más bardas perimetrales. Los cotos, que eran privilegio de los que ostentan el poder económico, desde hace casi tres lustros encierran a todos en todos los puntos de la metrópolis. Desde los que ofrecen viviendas de entre siete y 16 millones de pesos —con club deportivo incluido—, hasta los que celan viviendas de 28 metros cuadrados con canceles descarapelados y que, según las revistas locales de bienes raíces, cuestan alrededor de 250 mil pesos.

Varios urbanistas del mundo señalan que este tipo de vivienda, llamada “defensiva”, responde más al mercado que a la inseguridad real; crea una “no ciudad” al encerrarla entre muros y previene la formación de habitantes activos en su entorno.

LEER ARTICULO COMPLETO

Comentarios

  1. Me pareció muy bueno éste artículo, y se hace referencia a Fernández Christlieb, quien a propósito tiene un texto muy bonito e interesante, se llama "la velocidad de las bicicletas y otros ensayos"...

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …