Ir al contenido principal

Tina Modotti

Assunta Adelaide Luigia Modotti nació en Udine, Italia, el 17 de agosto de 1896.
A los diecisiete años emigra a los Estados Unidos con su familia.
Fue actriz en Hollywood, siendo protagonista de varias películas mudas.
En 1921 conoció a Edward Weston, fotógrafo norteamericano que le enseñó a usar la cámara.
En 1922 llegó a México donde conoció a Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.
Su vida comenzó de nuevo en México.
País con el que se identificó totalmente, posiblemente le recordase la Italia de su infancia.
Al mismo tiempo, su actitud y sus costumbres chocaron con la moral provinciana del México de la época.
Se hizo miembro de Partido Comunista en 1927.
Participó activamente en la campaña "Manos fuera de Nicaragua" en apoyo a la lucha de Augusto César Sandino y ayudó a fundar el primer comité antifascista italiano.
En 1928 conoció a Julio Antonio Mella, dirigente estudiantil cubano, en una manifestación en protesta por la ejecución de Sacco y Vanzetti.
Vivió tres meses con Antonio, quien murió asesinado cuando iban paseando agarrados de la mano, el 10 de enero de 1929.
A principios de 1930, fue expulsada de México, acusada injustamente de conspirar para asesinar al Presidente.
Llegó a Alemania a mediados de 1930.
Viajó a la Unión Soviética donde se reencontró con Vittorio Vidali, a quien había conocido en México.
Participó en el Socorro Rojo Internacional.
En 1934 partió hacia España.
Después de la rebelión militar, en 1936, se alistó al Quinto Regimiento y trabajó con las Brigadas Internacionales, con el nombre de María, hasta el fin de la guerra.
En 1939 regresó como asilada a México, donde continuó con su actividad política a través de la Alianza Antifascista Giuseppe Garibaldi.
En 1940, el gobierno de Lázaro Cárdenas anuló su expulsión de 1930.
Murió, de un ataque cardiaco, el 5 de enero de 1942, tenía en ese momento 46 años.
En su tumba, en el Distrito Federal de México, un poema de Pablo Neruda, la recuerda:
"Tina Modotti, hermana, no duermes, no, no duermes;
tal vez tu corazón oye crecer la rosa
de ayer, la última rosa de ayer, la nueva rosa..."
A lo largo de su ajetreada vida tuvo tiempo para hacer fotografías.
Sin embargo nunca alardeó de artista:
"Soy una fotógrafa y nada más", escribió.
Tina Modotti fue una mujer que vivió una vida intensa, profunda y comprometida con la época que le tocó vivir.
Además de todo eso nos ha dejado un importante número de grandes fotografías, ¡ casi nada !

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Día sin autos

Desde los años 70s comenzaron las primeras críticas al modelo urbano que privilegia el uso del automóvil, pero fue hasta 1994 cuando, a propuesta del activista Eric Britton en la conferencia de ciudades accesibles en Toledo, se planteó la posibilidad de efectuar un “día sin auto” con el fin de concientizar a la población de las problemáticas que el tráfico automotor provoca. 
El 22 de septiembre de 1994, Reykjavik, La Rochelle y Bath, se convirtieron en las primeras ciudades en llevar a cabo la iniciativa. Tres años después todo Reino Unido la aplicaría y a partir del año 2000 la World Carfree Network comenzaría su promoción a nivel internacional. 
Desde entonces, decenas de ciudades se han sumado a la iniciativa de diferentes formas: desde la organización de foros para incrementar el conocimiento en el tema, hasta prohibiciones totales a la circulación de automóviles. 
Para Guadalajara, la fecha tiene un gran peso simbólico. El 22 de septiembre del 2007 el ejercicio de agilización v…