Ir al contenido principal

Una navidad con consumo responsable


Dejar de comprar no es una solución realista; necesitamos de ciertos productos para la vida diaria, y es normal querer hacer regalos para épocas especiales del año. Pero sí es posible comenzar un proceso de reflexión sobre los productos que adquirimos, comenzar a llevar una actitud responsable frente a lo que consumimos.
Se acerca la navidad, tiempo de paseos por la tiendas y compras por mil, el consumismo se incrementa considerablemente y los regalos navideños no pueden faltar a la hora de querer expresar nuestro cariño a los familiares y amigos.
Pero alguna vez nos hemos preguntado, ¿Qué impactos sobre el ambiente y la humanidad tienen los productos que compramos?, ¿Cuantos árboles se cortaron para elaborar un inocente juego infantil, o cuántos niños pobres han estado largas horas trabajando, bajo un sistema de explotación para fabricar un moderno par de zapatillas?.
¿Estamos dispuestos a cambiar nuestros hábitos de consumo?
Muchas veces, cuando estamos tristes nos gusta salir de compras. Pero ¿quién dijo que consumiendo vamos a ser más felices? Usualmente, confundimos calidad de vida con acumulación de bienes materiales. El consumo en exceso, no suple carencias afectivas, sólo las apacigua momentáneamente, y además genera un impacto adverso sobre el ambiente.
¿Estamos dispuestos a generar compras responsables esta navidad, o tratar de disminuir aquel consumo de productos que no sean necesarios?
A continuación te presentamos algunos consejos para lograr un consumo responsable con el medio ambiente, las demás personas, y con tu propia salud:

1. Antes de comprar cualquier cosa, PIENSA en lo que necesitas, no en lo que quieres. Posiblemente lo que necesitas ya lo tienes y no te has dado cuenta.
2. Cuando compres ANALIZA el producto, mira el sistema de etiquetado e intenta saber cuál es el origen del producto y de qué está compuesto.
3. Piensa si realmente quieres consumir un determinado producto, INFÓRMATE sobre las repercusiones en la salud que trae el consumo de ciertas sustancias. Prefiere aquellos productos que tengan menos preservantes y aditivos.
4. PREFIERE aquellos productos que sean elaborados localmente, ya que así además de ayudar a impulsar la economía local, estarás ayudando a frenar la generación de los gases invernaderos que se generan con el traslado de materiales. Cuando compres ropa, también te puedes fijar en el sistema de etiquetado, y analizar qué telas son mejores para tu cuerpo; la mayoría de las prendas de vestir que actualmente se venden en el mercado son sintéticas (elaboradas a partir de petróleo además de otros componentes), que no permiten una optima respiración a la piel.
5. ELIGE consumir aquellos productos que puedas reciclar, como aquellos plásticos que en la base del producto traen un pequeño triangulo con el número 1 o 2.
6. Al comprar objetos para el hogar puedes optar por aquellos que sean de segunda mano, heredados de algún pariente o amigo, al igual que la ropa, que también puede ser reutilizada. REGALA aquellas prendas que ya no uses o piensa en una nueva utilidad.

¡Compras sustentables para una vida sustentable!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …