Ir al contenido principal

La gran maquina de empleos verdes

Por Ban Ki-moon
Secretario general de las Naciones Unidas


En medio de las presiones de la crisis financiera global, algunos preguntan cómo podemos facilitar que se afronte el cambio climático. La mejor pregunta es: ¿cómo podemos no hacerlo?

Dejemos de lado los argumentos familiares -que la ciencia es clara, que el cambio climático representa una amenaza existencial incuestionable para el planeta y que cada día que no hagamos nada el problema empeora-. En cambio, expongamos el caso puramente en economía básica.

En un momento en que la economía global está chisporroteando, necesitamos crecimiento. En un momento en que el desempleo en muchos países está creciendo, necesitamos nuevos empleos. En un momento en que la pobreza amenaza con afectar a cientos de millones de personas, especialmente en las partes menos desarrolladas del mundo, necesitamos la promesa de prosperidad. Esta posibilidad está al alcance de nuestra mano.

Los economistas en las Naciones Unidas están pidiendo un Nuevo Acuerdo Verde -un eco deliberado de la visión energizante del presidente norteamericano Franklin Roosevelt durante la Gran Depresión de los años 1930-. En consecuencia, esta semana el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas lanzará un plan para reanimar la economía global al mismo tiempo que se enfrenta el desafío definitorio de nuestra era -el cambio climático.

El plan insta a los líderes empresariales y políticos, entre ellos el nuevo presidente norteamericano, a ayudar a apartar los recursos de la ingeniería financiera especulativa en la raíz de la crisis de mercado de hoy y redirigirlos hacia inversiones más productivas, generadoras de crecimiento y creadoras de empleo para el futuro.

Esta nueva "Iniciativa de Economía Verde", respaldada por Alemania, Noruega y la Comisión Europea, surge de la idea de que los problemas más apremiantes que enfrentamos están interrelacionados. Los crecientes precios de la energía y las materias primas ayudaron a crear la crisis alimenticia global, que alimentó la crisis financiera. Esta, a su vez, refleja el crecimiento económico y demográfico global, con la resultante escasez de recursos críticos -combustible, alimentos y aire y agua limpios.

Los problemas entremezclados del cambio climático, el crecimiento económico y el medio ambiente sugieren su propia solución. Sólo el desarrollo sostenible -la adopción global del crecimiento verde- le ofrece al mundo, tanto a los países ricos como a los pobres, una perspectiva perdurable de bienestar social y prosperidad a largo plazo.

La buena noticia es que estamos despertando a esta realidad.

Hemos experimentado grandes transformaciones económicas a través de la historia: la revolución industrial, la revolución tecnológica y la era de la globalización. Ahora estamos en el umbral de otra -la era de la economía verde.

De visita en el Silicon Valley en California el año pasado, vi cómo se invertía en nuevas tecnologías de energía renovable y eficiencia de combustible. La firma de capital de riesgo que financió a Google y Amazon, entre otros éxitos empresarios arquetípicos, invirtió más de 100 millones de dólares en nuevas compañías de energía alternativa sólo en 2006.

En China, se espera que la inversión de capital verde crezca de 170 millones de dólares en 2005 a más de 720 millones en 2008. (En apenas pocos años, China se ha convertido en líder mundial en energía eólica y solar, empleando a más de un millón de personas). A nivel global, el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas estima que la inversión en energía de bajo efecto invernadero alcanzará 1,9 billones de dólares para 2020.

La crisis financiera puede retardar esta tendencia. Pero el capital seguirá fluyendo hacia emprendimientos verdes. Yo lo veo como la semilla inicial para una reconfiguración general de la industria global.

Ya podemos ver su expresión práctica. Más de dos millones de personas en los países industriales avanzados hoy encuentran trabajo en la energía renovable. El sector de biocombustibles de Brasil ha estado creando casi un millón de empleos al año. Los economistas dicen que India, Nigeria y Venezuela, entre muchos otros, podrían hacer lo mismo.

En Alemania, se espera que la tecnología verde se cuadruplique en los próximos años, alcanzando el 16% de la producción industrial para 2030 y empleando a más personas que la industria automotriz. México ya emplea a 1,5 millón de personas para plantar y administrar los bosques del país.

Los gobiernos tienen un papel importante que desempeñar. Con las políticas correctas y un marco global, podemos generar crecimiento económico y encaminarlo hacia un bajo nivel de carbono. Administrados como corresponde, nuestros esfuerzos para hacer frente a la crisis financiera pueden reforzar nuestros esfuerzos para combatir el cambio climático. En la crisis de hoy reside la oportunidad de mañana -una oportunidad económica , medida en empleos y crecimiento.

La mayoría de los jefes ejecutivos globales lo saben. Esa es una razón por la que los empresarios en tantas partes del mundo están reclamando políticas ambientales claras y consistentes. También es la razón por la que empresas globales como General Electric y Siemens están apostando su futuro a la ecología verde.

Pero es importante que el público global reconozca este hecho, quizás en ningún lugar más que en Estados Unidos. Cuando el próximo presidente norteamericano asuma la presidencia, se debería dar confianza a votantes y funcionarios electos por igual mediante estudios que demuestren que Estados Unidos puede combatir el cambio climático reduciendo las emisiones con un costo bajo o incluso sin costo alguno, con sólo utilizar las tecnologías existentes.

Sabemos que los más pobres entre los pobres del mundo son los más vulnerables al cambio climático. También son los más vulnerables a las sacudidas de la crisis financiera. Como líderes mundiales, estamos moralmente obligados a asegurar que las soluciones a la crisis financiera global protejan sus intereses, no sólo a los ciudadanos de las naciones más ricas. Los que ya estaban rezagados como consecuencia del auge previo -los llamados "mil millones de la parte inferior", que viven con menos de 1 dólar por día- deben ser reincorporados en la próxima era económica.

Nuevamente, una solución para la pobreza también es una solución para el cambio climático: el crecimiento verde. Para los pobres del mundo, es una clave para el desarrollo. Para los ricos, es la modalidad del futuro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…