Ir al contenido principal

Crónica inútil de un paseo de todos

Por felipeno.

Es un primer jueves de mes cualquiera y como cualquier otro día Carmelita se apura para tener listos a los niños y llevarlos al colegio. Juan Antonio ya es lo suficientemente grande para lavarse solo los dientes y peinarse, Jaimito aún necesita que su mamá le atienda personalmente.

Dos sirvientas, se encargan de recoger la cocina después del desayuno y Carmelita que siempre se ha considerado una mujer responsable y dedicada al cuidado y protección de su familia, lleva personalmente a sus hijos a la escuela.

Ya con la camioneta encendida, sube y acomoda a cada uno de sus hijos en los asientos de seguridad de acuerdo a las edades de los niños.

Cuando ella y su marido escogieron la camioneta, se aseguraron que tuviera bolsas de aire y todo tipo de sistemas de seguridad ya que sería el medio de transporte de los chicos y en eso ninguna utilería, por mas cara que cueste debería considerarse exceso, decidieron.

El camino al colegio es largo y tedioso, un martirio diario para Carmelita que embotellada en el tráfico de la Av Lopez Mateos, todos los días de semana debe recorrer desde el Palomar, mas allá del periférico hasta el colegio por Av. Patria y Americas. Carmelita se resigna, "es por el bien de los niños, ninguna otra escuela le podría infundir los valores humanos que mis hijos requieren". Antes visitó y analizó todas las opciones educativas privadas de la ciudad.

A lo largo del trayecto, a veces se pregunta como es posible que el gobierno no haga nada para mejorar el flujo del tráfico. ¡Como se nota que somos un país subdesarrollado! afirmará continuamente en las reuniones con sus amigas.

Al llegar a la escuela, diez minutos de fila de autos, para que las maestras y algunos padres de familia reciban a los niños, uno por uno. Todos los días los saludos cordiales y efusivos a las mamas de los compañeros de sus hijos. A veces compartir un café o un desayuno con otras madres de familia, puede fortalecer la supervisión de lo que pasa en la escuela.

Una hora de regreso al Palomar, otra de gimnasio y una gira por bancos y pagos normalmente complementan la mañana, a la una ya es tarde para regresar al colegio por los pequeños, a sabiendas de que por ahí de las tres todos juntos y en familia compartirán la comida. Con su marido acordó la importancia de la convivencia diaria en torno a la mesa, Alberto deja religiosamente se oficina en la zona industrial a las dos para asistir a tan importante cita con sus vástagos y su mujer.

Después, a hacer la tarea, solo quien la termine podrá ver la televisión, impone. A las siete en punto, el timbre suena, es la niñera que le asiste todos los jueves.

Los jueves es su día. Carmelita y sus amigas se juntan, sin maridos y sin niños cada semana. Es su día de descanso y ella diría: "mas que merecido" ¿o no? Para hoy decidieron ir a conocer un nuevo restaurante italiano, en López Cotilla, dice Analuz que muy bueno. Como es imposible encontrar estacionamiento Carmelita, amablemente le entrega las llaves al valet parking a quien recompensa sin dudarlo a la salida por resolverle el problema.

Poco antes de las diez, Carmelita ya esta camino a casa y enfila su reluciente cuatro por cuatro en una confusísima Avenida Chapultepec que con obras en el camellón central ha modificado los carriles vehiculares y nadie sabe bien a bien cual linea es la que habría que seguir. En Av. La Paz, se detiene a la luz en rojo del semáforo que aprovecha para agacharse y buscar su teléfono móvil en el bolso, debe llamarle a su marido para avisarle que ya va a casa.

Cuando vuelve la vista al frente nota que la Avenida ha sido invadida por un enorme pelotón de ciclistas, tres de ellos se han detenido justo enfrente tapando los carriles con sus bicicletas y cientos de seres extraños circulan disfrazados de animales salvajes, algunos van semi-desnudos, otros llevan niños y otros parecerían gente normal a no ser de ir montados en una bici.

El semáforo cambia a verde y los ciclistas no dejan de pasar, esto se repite una y otra vez y el pelotón empieza a parecer eterno. ¿Que no tienen nada que hacer? se pregunta, ¿Quien les da derecho a tomar así las calles y bloquear el tráfico? ¿Que no les basta con el caos que de por si ya es Guadalajara? ¡Como se nota que somos un país subdesarrollado! repite.

Desde el momento en que la vi, comencé a repetir en mi mente lo que le quería decir: estamos promoviendo el uso de la bicicleta, creemos que en Guadalajara ya no caben mas autos y si andamos en bici podemos juntos hacer una ciudad mejor, el tráfico y la contaminación es intolerable, deberíamos vivir lo mas cerca de nuestros destinos, y usar lo menos posible nuestros autos. Permítame invitarla a nuestro próximo paseo el primer Jueves de cada mes en el parque Revolución a las nueve de la noche, le aseguro que se va divertir: ¡ya somos mas de cuatro mil!

Lleve mi mano al bolso en el que traía los volantes que los colaboradores de Gdlenbici me hicieron llegar al inicio del paseo para entregarle uno a Carmelita. Fue inútil, nunca bajó el vidrio de su camioneta, me quedé con el papelito en la mano y el sonido constante de su claxon impedía hasta que yo mismo escuchara mis propias palabras.

Comentarios

  1. hay aun muchas carmelitas (digase del estado de "ilusion" en el que viven) en guadalajara, en mexico, en el mundo...
    y hay muchos ciclistas urbanos, multliplicandose...

    yo nunca entendi (y yo fui uno de ellos!) a las escuelitas privadas que de Uno en Uno dejan a sus hijos creando unas filas enormes de trafico..no escuchamos (no escucho mi madre y las otras mamas) acerca de los BUSES ESCOLARES? o nunca penso mi madre en llevarme caminando a la escuela, a pesar de vivir a menos de 15min a pie de mi escuela?...

    son estilo de vida que poco a poco se van transformando. con informacion, con ejemplos de otros, con estilos-de-vide-en-crisis que ya no son utiles.

    Veamos que pasa en 5 anos...

    -CHRISTIAN SCOTT

    ResponderEliminar
  2. Gracias Christian, por comentar tan rápido!

    ResponderEliminar
  3. Ojalá las Carmelitas le pongan atención a sus hijos. Seguramente ellos le dirían: "mamá, si pudiera irme en bicicleta a la escuela sería mejor estudiante, mis calificaciones mejorarían o al menos me darían ganas de ir, porque llegaría muy alegre, porque valdría la pena algo que no sea el xbox o las clases obligadas de gimnasia por la tarde. Y ojalá un día las Carmelitas se suban a la bici, porque mientras tanto es difícil explicar lo hermoso de saborear la ciudad pedaleando.

    ¡sigue escribiendo felipeno!

    ResponderEliminar
  4. Fernando Villalobos solía decirme que las Carmelitas eran uno de los productos mas costosos para la sociedad tapatia siendo que la mayoría tiene estudios universitarios. Creo lo siguen siendo. Al igual que Christian creo que el modelito ese de las latas troncas no va a soportar mas.

    en las crisis es donde muchos aprendemos a volver a ver la realidad.

    saludos Felipe.

    ResponderEliminar
  5. creo que en un futuro no muy lejano las carmelitas dejaran de circular en sus transportes que contribuyen en gran medida a tanta contaminacion, gracias a gente comu uds que si se preocupan por que tengamos una mejor guadalajara.
    Gracias Felipe por tu gran trabajo junto con todos tus amigos que dia con dia estan en lucha.

    ResponderEliminar
  6. Ahora, no todo se trata de Carmelitas, sino también de políticas públicas, de visión en los gobernantes, que sepan comunicar lo estúpido de seguir apostando por los autos, de escuchar a los economistas que nos avisan del peak oil que en un futuro nada lejano nos tendrá en crisis por no tener modelos alternativos para esta sociedad del petróleo. También faltan cojones para enfrentar a tantas agencias de automóviles, aunque la manera de enfrentarlas es informando a la gente para que ya no les den abasto. Luego están las inmobiliarias que siguen fomentando el patrón ciudad-extensa-porque hay autos para llegar a donde sea. Y ahí se encuentra una red de complicidad entre gobiernos, inmobiliarias, agencias de autos y de publicidad, empresarios...Pero que al final de cuentas todos son ciudadanos. Y como tales, hasta que no salgan a andar en bici y se permitan disfrutar como cuando eran niños....será dificil que entiendan....¿Pero nosotros, que sí pedaleamos, qué tal que ponemos un ALTO continuo para los carros y la usurpación de la ciudad? ciudades para la gente construidas por la gente....

    ResponderEliminar
  7. a mi me toco un CARMELITO.. allá por av. México casi esquina con Terranova.

    Iba al inicio del contingente, de pronto una camioneta ultimo modelo color gris oxford, parecia que iba contra el contingente, así que me puse de valla humana, por lo que tuvo que para el auto, después moví mi bici hacia la ventana del CARMELITO.

    Entablamos la siguiente conversación, según recuerdo:

    yo- Buenas noches
    carmelito- Buenas noches
    yo- si gusta apagar su auto van a pasar 4,000 personas en bicicleta
    carmelito- pero por que hacen eso, que pasa si yo tengo una emergencia, no es posible que los dejen hacer esto (en tono enojado)
    carmelito siguio hablando con una profunda frustracion pues no podia avanzar.... deje entonces que dijera lo que tenia que decir..

    yo- es el paseo para todos de los jueves, es organizado por jovenes y realizado por miles de personas de la sociedad civil que desean un espacio para convivir y transitar sin tener temor.
    carmelito- si pero no es posible, por que interrumpen el libre transito
    yo- tiene usted razon, una disculpa por interrumpirle el transito
    carmelito interrumpe- como es posible que pidan espacio y respeto y no manifiesten lo mismo (haciendo referencia a la violacion de su libre derecho a transitar)
    yo- si, una disculpa, debemos aprender a respetarnos unos a otros y justo esto, provoca el poco interes que tenemos como conductores hacia los mas desprotegidos, de espacios en donde podamos convivir todos de manera sana.
    carmelito apaga su camioneta
    yo- le reitero una disculpa.

    Despues hablamos de trivialidades y terminamos en trato cordial el CARMELITO y yo.. no digo que compaas.. pero hasta el saludo de mano nos dimos al final.. jajaj
    De hecho lo abandone mucho antes que esa inmensa fila de ciudadanos cruzara por su camino.

    ResponderEliminar
  8. pd. Carmelito y yo estamos a favor de la libre expresion jajajajaj

    Un abrazo felipe!
    Nos vemos el jueves

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …