Ir al contenido principal

El virus de la confusión

Por Juan Villoro
Para el periodico.com


"Tengo miedo", me dijo un amigo que regresó a la capital mexicana después de unos días de ausencia: "Pensé que la situación estaba controlada pero nadie sabe nada". Teóricamente se necesitan 10 días para que se rompa la cadena de transmisión del virus de la influenza porcina. Este compás de espera está afectado por la incertidumbre. "Necesitamos más información". La frase es dicha por epidemiólogos, periodistas y ciudadanos comunes.

Ante la falta de certezas, los rumores ganan terreno. El martes 28 de abril, los supermercados fueron abarrotados por gente que compraba latas de atún, arroz y otros productos que se suelen reunir para los damnificados de los ciclones. Corría el rumor de que la cadena Wal-Mart iba a cerrar sus puertas.

Desde el pasado fin de semana, el Gobierno federal cerró los lugares donde puede haber aglomeraciones. El martes, el Gobierno local extendió la medida a los restaurantes. Esto hizo que más gente fuera a los supermercados.
El país es gobernado por el conservador Partido de Acción Nacional, y la capital, por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática. Después de una insólita unidad ante la crisis, aparecen las discrepancias.

Críticas de comerciantes
Los comerciantes criticaron el cierre de restaurantes y el secretario del Trabajo juzgó innecesaria la medida. Mientras el Gobierno de la ciudad es acusado de actuar con excesivo celo, el Gobierno federal lucha contra la importancia estadística de la epidemia. En su conferencia de prensa del martes por la noche, el secretario de Salud informó que de las 159 muertes asociadas con la influenza porcina, muy pocas han sido causadas por el virus. La autopsia de los expedientes aún está en trámite, pero por el momento solo hay siete casos probados.

Si las muertes ocasionadas por un virus inédito son siete, ¿por qué se han tomado tantas medidas? ¿Y las otras muertes? El secretario de Salud dijo que un fallecido pesaba 228 kilos, sugiriendo que no se muere de influenza, sino de "complicaciones".

¿El Gobierno federal rebaja el drama y el Gobierno de la ciudad lo exagera? Las dudas y las contradicciones se contagian. El virus de la confusión causa más angustia que la enfermedad.

Comentarios

  1. Estoy completamente de acuerdo en que este debería llamarse el "virus de la desinformación", si de alguien debemos temer, no es de los cerdos, sino de los políticos que no saben manejar adecuadamente una situación así (como quiera, estoy soprendido por que hayan hecho algo distinto a quedarse sentados). Checa mi blog donde también toque ese punto de vista:
    http://tehuarq.blogspot.com/2009/05/encierro-capitalino-o-prologo-al-siglo.html
    feliciades por tu comentario.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Día sin autos

Desde los años 70s comenzaron las primeras críticas al modelo urbano que privilegia el uso del automóvil, pero fue hasta 1994 cuando, a propuesta del activista Eric Britton en la conferencia de ciudades accesibles en Toledo, se planteó la posibilidad de efectuar un “día sin auto” con el fin de concientizar a la población de las problemáticas que el tráfico automotor provoca. 
El 22 de septiembre de 1994, Reykjavik, La Rochelle y Bath, se convirtieron en las primeras ciudades en llevar a cabo la iniciativa. Tres años después todo Reino Unido la aplicaría y a partir del año 2000 la World Carfree Network comenzaría su promoción a nivel internacional. 
Desde entonces, decenas de ciudades se han sumado a la iniciativa de diferentes formas: desde la organización de foros para incrementar el conocimiento en el tema, hasta prohibiciones totales a la circulación de automóviles. 
Para Guadalajara, la fecha tiene un gran peso simbólico. El 22 de septiembre del 2007 el ejercicio de agilización v…