Ir al contenido principal

Pedalear sin influenza

Por Patricia Karenina



La vía recreativa fue uno de los eventos más afectados a causa de la contngencia sanitaria y las opiniones al respecto varían mucho

GUADALAJARA, JALISCO.- Los días de alerta sanitaria fueron como un largo domingo. Calles solitarias, locales cerrados y poca gente. Fue la mejor oportunidad para pedalear tranquila por una ciudad amable durante dos semanas. La única distracción que me aterrizó a la realidad, eran rostros a medio cubrir de azul o blanco. Pareciera que la influenza atacó más reuniones masivas que seres humanos, pensé. No sólo cerraron cines y teatros, también se canceló el paseo mensual ciclista de mayo, la Vía Recre-activa por dos domingos, y se suspendió el II Congreso de Ciclismo urbano que se realizaría en Guadalajara a inicios del mes.

Proclive a ser portadora del virus por lo humana que soy, pensé en aumentar mis defensas, así que encontré el pretexto perfecto para andar en bici. No fui la única. Convencida de que las razones para cancelar actos masivos al aire libre como el paseo mensual eran confusas, decidí preguntarle a algunos paseantes.

Entre los ciclistas, la opinión sobre la influenza es renuente. Aquel segundo domingo sin Vía recre-activa, me topé con Gabriel Navarro, ciclista de la colonia Camichines. Para él, es mejor hacer deporte cuando hay virus, y prefiere evitar la televisión porque asusta a su hijo de 12 años: “Yo creo que evitan que nos reunamos y no tanto por situación de sanidad sino por una situación política” comentó. Manuel Vargas conocido como “Don Mai”, cada domingo pedalea 54 kilómetros desde las seis de la mañana. A las ocho cuando inicia la Vía, ve varios ciclistas esperando el cierre de calles. Aquel domingo 10 de mayo había varios esperando confundidos porque no veían que algo sucediera. Don Mai también cree que es mejor pedalear, a encerrarse y escuchar las malas noticias, por eso no ha faltado a ningún paseo nocturno.

En Guadalajara desde hace más de un año, se realizan paseos semanales convocados por varios grupos ciclistas. La influenza en estos encuentros nocturnos pasó de largo, al menos, eso cuenta Yeriel Salcedo miembro de Bici 10. Como cada miércoles a las 22 horas llegamos a la Plaza de la República -avenida México casi Chapultepec- para disfrutar el paseo colectivo. El primer miércoles de influenza -29 de abril- la asistencia bajó hasta 150 personas, pero la siguiente semana en plena contingencia sanitaria, regresaron los 400 participantes”, aseguró Yeriel.

“Sobrevivientes a las malas influencias, regresamos a la normalidad” señaló Bernardo Lizardi otro voluntario de Bici 10. En el caso del paseo del lunes, los aferrados ni se dejaron por la influenza, ni por las lluvias. Pedaleando por Vallarta en pleno regalo de Tláloc gritaban y chiflaban. Algunos automovilistas miraban fijamente el pequeño convoy de 12 personas, mientras que otros con su claxón se sumaban a la alegría sobre ruedas. El paseo del viernes también anduvo de fiesta, mientras que los martes en Zapopan el grupo Mi Bici-o, no dudó en seguir. Únicamente el paseo del miércoles a las once, suspendió el 29 de abril su recorrido y continuaron con y sin tapabocas el 6 de mayo.

Los voluntarios de Gdl en Bici, organizan el paseo temático mensual desde abril del 2008 donde reúnen más de cuatro mil ciclistas cada primer jueves del mes. La contingencia sanitaria provocó el silencio de esta costumbre; pues el paseo oficialmente se canceló. “No podíamos salir a sonar nuestros timbres entre las luces de la noche, no podía creer que mi dosis de bicis no la iba tener este mes”, escribió un bicicronista en la página de Bici10. Como él, más de 70 personas, entre aferrados y desinformados; se encontraron en el Parque Revolución aquel jueves y pedalearon más de 14 kilómetros.

Con influenza, lluvia o paseos cancelados, los aferrados al pedal no nos bajamos de la bici. Mientras el virus cobra víctimas esporádicas y eventos organizados, la ciudadanía sigue cuestionándose cuándo el virus tocará su realidad más allá de los medios masivos. Por lo pronto, sigamos nuestras vidas en dos ruedas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …