Ir al contenido principal

Como no ser atropellado por los autos


Este texto te muestra la manera en que pueden atropellarte y cómo evitarlo. Una queja típica sobre las guías de seguridad ciclista habituales es que suelen aconsejar poca cosa aparte de que lleves el casco y respetes las normas de tráfico. Pero fíjate en lo siguiente: llevar un casco no servirá en absoluto para prevenir que un coche te atropelle. Por supuesto, el casco puede ayudar si te atropellan y es una buena idea llevarlo, pero tu primer objetivo debería ser evitar que te atropellen antes que nada.
A muchos ciclistas los atropellan a pesar de que llevaban casco. Irónicamente, si hubieran ido sin casco pero hubieran seguido los consejos que se ofrecen más abajo quizá no habrían sufrido un accidente. No confundas llevar un casco con ir seguro. Más vale prevenir. Lo mejor es que no te atropellen.

El consejo “sigue las normas de tráfico” por sí solo no es muy práctico porque es demasiado evidente: la mayoría de la gente es consciente de que es estúpido saltarse un semáforo en rojo cuando hay tráfico cruzando. Otro problema con el mensaje “sigue las normas de tráfico” es que la gente puede pensar que eso es todo lo que necesita hacer. Pero seguir las normas no es suficiente para circular con seguridad, ni mucho menos.

Veamos un ejemplo: la típica guía de seguridad te dirá que señalices siempre tus giros. Aunque es una buena idea, ¿por qué no te dice que si estás en una posición donde un coche tiene que saber que estás a punto de cruzar para no chocar contigo, eres un excelente candidato a que te atropellen? Incluso si señalizas.

Evidentemente, saltarse un alto cuando no hay tráfico cruzando no es peligroso necesariamente, pero no podemos recomendarte que lo hagas porque contraviene las normas de tráfico, no porque sea peligroso. Debes entender la diferencia. Por supuesto, respeta las normas de circulación, pero entiende por qué lo haces.

Ahora analicemos como evitar que nos atropellen.

Diez formas de evitar atropellos:

Tipo de choque número 1: EL CRUCE POR LA DERECHA


Este es uno de los tipos de choque o de posible choque más habitual. Un coche sale de una calle lateral, de un estacionamiento o de un acceso por la derecha. Date cuenta de que en realidad aquí hay dos tipos de choque posibles: o bien tú estás enfrente del coche y éste te atropella, o bien el coche te sale enfrente y tú te lanzas contra él.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

Consigue una luz delantera.
Si circulas por la noche, debes usar una luz frontal, sin dudarlo. Aunque no lo exijan las normas de tráfico. Incluso para circular de día, una luz blanca brillante intermitente te puede hacer más visible para los conductores que de otra manera pueden chocar contigo por la derecha.

Toca el timbre.
Consigue un timbre o una bocina y úsalos siempre que veas un coche que se aproxime (o que esté esperando) enfrente de ti y a tu derecha. Si no tienes una bocina, grita “¡eh!”. Puedes sentirte incómodo tocando la bocina o gritando pero es mejor sentirse incómodo que ser atropellado.

Reduce la velocidad.
Si no puedes tener contacto visual con el conductor (sobre todo de noche), disminuye la velocidad lo suficiente para estar seguro de poder parar si es necesario. Desde luego que es molesto, pero es preferible a chocar.

Colócate a la izquierda.
Fíjate en las dos líneas azules A y B del dibujo. Probablemente estás acostumbrado a circular por la A, muy pegado a la banqueta porque te preocupa que te golpeen por detrás. Pero echa un vistazo al coche. Cuando el conductor del auto voltea para checar el tráfico, no ve la trayectoria de una bici en la zona más cercana a la banqueta ya que busca otros coches al centro del carril. Durante más a la izquierda estés (como se muestra en B) más probable es que el conductor te vea. Esto tiene ventajas añadidas: si el automovilista no te ve y empieza a salir, puedes desplazarte incluso más a la izquierda, o puedes acelerar y apartarte de su camino antes de chocar, o rodar sobre el cofre mientras el coche reduce la velocidad. Resumiendo, te da más opciones. Ya que si te quedas pegado a la derecha y vienen coches, tu única “opción” es ir directo contra la puerta del conductor.
Por supuesto hay un inconveniente. Circular pegado a la derecha te hace invisible a los automovilistas enfrente de ti en los cruces, pero circular por la izquierda te hace vulnerable a los coches que vienen detrás de ti. Tu posición real en el carril puede variar dependiendo de lo ancha que sea la calle, de cuántos coches haya, de lo rápido y lo cerca que te pasen y de lo lejos que estés del siguiente cruce. En las avenidas rápidas con pocos cruces de calles, circula más pegado a la derecha y en carreteras lentas con muchos cruces de calles circula más a la izquierda.

Tipo de choque numero dos: LA PUERTA


Un conductor abre la puerta derecha delante de ti. Tú te diriges justo contra ella si no puedes parar a tiempo. Si tienes suerte, el automovilista saldrá del coche antes de que choques contra la puerta y, como mal menor, amortiguará el impacto.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

Circula por la izquierda.

Circula lo suficientemente a la izquierda para no chocar con ninguna puerta que se abra inesperadamente. Puede que desconfíes de circular tan a la izquierda en un carril en el que los coches no te puedan rebasar fácilmente, pero si se circula pegado a la derecha es mucho más probable chocar contra la puerta de un coche estacionado que ser atropellado por detrás por un coche que puede verte con claridad.

Tipo de choque número 3: SEMÁFORO EN ROJO

Te detienes a la derecha de un coche que está esperando un semáforo en rojo. No te puede ver. Cuando el semáforo se pone verde avanzas, y entonces el coche gira a la derecha directo contra ti. Incluso autos pequeños pueden atropellarte así, pero esta situación es especialmente peligrosa cuando estás parado al lado de un autobús o de un camión. El radio de giro es mucho más cerrado en las ruedas posteriores que en las delanteras y, aunque frenes, pueden aplastarte.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:


No te pares en el ángulo muerto.

Sencillamente, detente detrás del coche en lugar de a su derecha, como se muestra en el dibujo.
Esto te hace muy visible al tráfico por todos lados. Es imposible que el coche que esté detrás de ti no te vea si estás justo enfrente de él.
Otra posibilidad es detenerse ya sea en el punto A del dibujo (donde el primer conductor puede verte) o en el punto B, detrás del primer coche de modo que si gira no te toque, y suficientemente por delante del segundo coche para que te pueda ver bien. No es buena idea evitar parar a la derecha del primer coche si vas a cometer la equivocación de parar a la derecha del segundo. Cualquiera de ellos te puede hacer polvo.
Si eliges el punto A, arranca rápidamente para cruzar la calle en cuanto el semáforo se ponga en verde. No mires al automovilista para ver si sigue derecho o gira. Si tú estás en el punto A y el coche quiere dar vuelta, estás en su camino. ¿Por qué escoger ese lugar si no te apresuras a cruzar la calle cuando puedes hacerlo? Cuando el semáforo se ponga verde, arranca sin más y cruza rápidamente.(Pero, por supuesto, asegúrate de que no vengan coches que se hayan pasado el rojo de la calle que cruzas.)

Si escoges el punto B, no adelantes al coche que tengas enfrente cuando el semáforo se ponga verde; quédate detrás, puesto que podría girar a la derecha en cualquier momento. Si no gira enseguida, puede girar en un acceso o en un estacionamiento siempre de manera inesperada. No cuentes con que los automovilistas marquen sus vueltas. No lo hacen. Asume que un coche puede girar a la derecha en cualquier momento (nunca adelantes a un coche por la derecha). Pero intenta permanecer delante del coche que te siga hasta que hayas cruzado del todo, porque de otra manera podría echársete encima si girara a la derecha.
Aunque no defendemos pasarse los semáforos en rojo, ten en cuenta que, si no hay tráfico cruzando, adelantarte puede ser más seguro que esperar legalmente justo a la derecha del automóvil sólo para que choque contra ti si da vuelta a la derecha. La moraleja no es que deberías saltarte las normas, sino que puedes sufrir un accidente fácilmente aunque las respetes. No olvides que, desgraciadamente, la mayor parte de las normas están hechas pensando en vehículos motorizados.
Además, sé muy cuidadoso cuando pases por la derecha a los coches parados en un semáforo en rojo. Corres el riego de que un ocupante que salga de un coche te golpee con la puerta o que te aplaste un coche que decida inesperadamente girar hacia un espacio de estacionamiento en el lado derecho de la calle.

Tipo de choque número 4: El GIRO A LA DERECHA


Un coche te rebasa e intenta girar a la derecha enfrente de ti, o directamente contra ti. Los automovilistas creen que no vas rápido porque vas en bici, así que no se les ocurre pensar que no alcanzaran a rebasarte a tiempo. Aunque hayas tenido que reducir bruscamente la velocidad para no chocar, a menudo creen no haber hecho nada mal. Este tipo de choque es muy difícil de evitar porque lo normal es que tú no veas el coche hasta el último segundo y porque no puedes esquivarlo.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

No circules por la banqueta.

Cuando sales de la banqueta para cruzar la calle eres invisible para los conductores. Te arriesgas a ser atropellado si lo haces.

Circula por la izquierda o por el centro del carril que ocupas.

Ocupar el carril completo hace difícil que te rebasen los coches para cortarte el camino o echársete encima. No te sientas mal por ocupar el carril completo: si los conductores no amenazaran tu vida girando enfrente de ti o contra ti o adelantándote demasiado cerca no tendrías que hacerlo. Si el carril en el que estás no es lo suficientemente ancho para que los coches te adelanten de manera segura, tendrías que ocuparlo completo de todas maneras. El tema de la posición en el carril se comenta con más detalle más abajo.

Mira por el espejo o gira la cabeza antes de acercarte a una intersección.

Asegúrate de mirar bien antes de llegar al cruce. Cuando estés cruzando, necesitarás prestar atención a lo que tengas enfrente de ti.

Tipo de choque número 5: EL GIRO A LA DERECHA, segunda parte


Estás adelantando a un coche que va lento (o incluso a otra bici) por la derecha, cuando de repente gira a la derecha contra ti al intentar estacionarse o entrar a algún acceso o calle lateral.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

No rebases por la derecha.

Este choque se evita fácilmente. Basta con que no rebases a ningún vehículo por la derecha. Si un coche delante de ti va a 10 km/h, reduce también la velocidad detrás de él. El coche acabará por acelerar. Si no lo hace, rebásalo por la izquierda cuando sea seguro. Cuando rebases a un ciclista por la izquierda, anuncia “por tu izquierda” antes de empezar a adelantar, para que no se eche a ese lado de repente y choque contigo. (Por supuesto es mucho menos probable que una bici se mueva de pronto sin mirar a la izquierda, donde podría alcanzarla un coche, que a la derecha hacia su destino.) Si circula demasiado a la izquierda para adelantarla sin riesgo, anuncia “por la derecha” antes de pasarla por ese lado.
Si hay parados un montón de coches en un semáforo, puedes intentar rebasar prudentemente, siempre preparado para el caso de que el tráfico se mueva otra vez inesperadamente, de otra manera podrías sufrir un Tipo de choque número 3, el de el semáforo en rojo.

Mira para atrás antes de dar vuelta a la derecha.

Así evitarás chocar con ciclistas que violen el consejo número 1 explicado más arriba y que intenten adelantarte por la derecha. Mira detrás de ti antes de girar a la derecha para asegurarte de que ninguna bici quiere rebasarte. (Recuerda también que pueden aparecer desde la banqueta detrás de ti mientras tú circulas por la calle.) Aunque la culpa sea del otro ciclista por intentar adelantarte por la derecha cuando tú giras al mismo lado, y él se estampe contra ti, el golpe no duele menos.

Tipo de choque número 6: EL CRUCE A LA IZQUIERDA


Un coche que viene hacia ti da vuelta a su izquierda enfrente de ti o directamente contra ti. Esta situación es parecida a la número 1 más arriba.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

No circules por la banqueta.

Cuando sales de la banqueta para cruzar la calle, eres invisible para los coches que están girando.

Consigue una luz delantera.

Si circulas por la noche, debes usar una luz frontal, sin dudarlo. Debes llevar reflectantes de noche, y no es mala idea llevarlos también de día. De noche también puede ser de ayuda llevar alguna prenda reflectante.

Reduce la velocidad.

Si no puedes tener contacto visual con el conductor (sobre todo por la noche), reduce la velocidad tanto como puedas para frenar si es necesario. Es incómodo, claro está, pero evita que te atropellen.

Tipo de choque número 7: EL ATROPELLO POR DETRÁS


Inocentemente,te echas un poco a la izquierda para esquivar un coche estacionado o cualquier otro obstáculo en la calle; entonces te pega un carro por detrás.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

Nunca, de ninguna manera, te muevas a la izquierda sin comprobar tu espejo o mirar primero hacia atrás.

A algunos automovilistas les gusta adelantar ciclistas a una distancia de centímetros, así que moverte inesperadamente aunque sea una pizca hacia la izquierda te puede colocar en la trayectoria de un coche.

No circules por una zona de estacionamiento aunque no haya coches estacionados.
Puedes sentir la tentación de circular por esta zona volviendo al carril con tráfico cuando encuentres un coche aparcado. Esto te pone en peligro de que te golpeen por detrás. En lugar de eso circula bien recto por el carril con tráfico. Puede ser útil usar un espejo en el manubrio.

Tipo de choque número 8: EL ATROPELLO POR DETRÁS (segunda parte)

Un automóvil choca contra ti por detrás. Esto es lo que más temen muchos ciclistas pero no es el accidente más común (excepto quizás de noche o en viajes largos fuera de la ciudad). Sin embargo, es uno de los choques más difíciles de evitar ya que normalmente no vas mirando hacia atrás. La mejor manera de evitarlo es circular por calles muy anchas, por carriles para bici, o por calles donde el tráfico sea lento. Los accidentes más comunes de este tipo suceden de noche, sobre todo por no llevar luces. Es muy poco frecuente que te atropellen por detrás durante el día.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

Consigue una luz trasera.

Si circulas de noche, debes usar una luz trasera intermitente, sin dudarlo. Las tiendas de bicicletas venden luces traseras intermitentes hasta por 30 pesos o menos. Estas luces usan normalmente dos pilas AA que duran meses (200 horas más o menos). Si circulas de noche, consigue una luz trasera.

Escoge calles anchas.

Circula por calles anchas cuyo carril sea tan ancho que quepan cómodamente un coche y una bici juntos. Así un coche puede pasarte rápido y no chocar contigo, ¡aunque no te haya visto!

Escoge calles con tráfico lento.

Cuanto más despacio vaya un coche más tiempo tiene el conductor para verte. Son más aconsejables las calles secundarias. Investiga cómo realizar tus trayectos por este tipo de calles. Utiliza las calles pequeñas al menos durante los fines de semana. El peligro de circular los viernes y los sábados por la noche es mucho mayor que otras noches porque hay gente que conduce borracha. Si circulas en una noche de fin de semana, asegúrate de ir por calles secundarias antes que por calles principales.

Tipo de choque número 9: EL GOLPE DEL PASO DE CEBRA

Vas circulando por la banqueta, cruzas la calle por un paso cebra y un coche gira a la derecha directo contra ti. Los coches no se esperan una bicicleta en el paso de peatones por lo que debes tener mucho cuidado para evitar esta situación.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

Si circulas por la noche, deberías usar una luz delantera sin dudarlo.

Reduce la velocidad.
Lo suficiente para que seas capaz de parar si es necesario.

No circules por las banquetas.
Cruzar entre banquetas puede ser una maniobra bastante peligrosa. Si lo haces por el lado izquierdo de la calle te arriesgas a que te golpeen como se muestra en el dibujo. Si lo haces por el derecho, te arriesgas a que te atropelle por detrás un coche que esté girando a la derecha. También te arriesgas a que te atropelle un coche que salga de un estacionamiento o de un acceso. Estos accidentes son difíciles de evitar, lo que es una razón de peso para no circular por la banqueta antes que nada. Otro motivo para no circular por la banqueta es que amenazas a los peatones. Tu bici es tan amenazadora para los peatones como lo es un coche para ti. Si pese a ello circulas por ellas, hazlo extremadamente despacio, sin exceder la velocidad que puede alcanzar un peatón caminando, y de forma extremadamente cuidadosa, especialmente al cruzar la calle.

Tipo de choque número 10: EL PORRAZO EN SENTIDO CONTRARIO

Vas circulando en sentido contrario (contra el tráfico, por el lado izquierdo de la calle). Un coche gira desde una calle lateral, de un acceso o de un estacionamiento, directo contra ti. No te puede ver porque está volteando a ver el tráfico a su izquierda, no a su derecha. Los automovilistas generalmente esperan ver grandes bultos acompañados de ruido de motor por lo que es fácil que una bici les pase desapercibida. Peor todavía, puede atropellarte un coche que venga de frente a ti en la misma carretera. Tiene poco tiempo para verte y eludirte porque se acerca a ti más rápido de lo normal (puesto que tú vas hacia él en lugar de alejarte). Por la misma razón, si choca contra ti el impacto va a ser mucho más contundente. Tu velocidad y la suya se suman.

CÓMO EVITAR ESTE CHOQUE:

No circules en sentido contrario.
Circular en dirección contraria puede parecer una buena idea porque puedes ver los coches que te adelantan pero no lo es.
Estas son las razones:
Los coches que salen de los accesos, estacionamientos y calles que cruzan (enfrente de ti y por la izquierda), y que están girando hacia la derecha en tu calle, no esperan que haya tráfico en dirección contraria. No te verán y se estrellarán contra ti.
Además ¿Cómo piensas girar a la derecha?
Los coches se te acercarán a una velocidad relativa mucho mayor. Si vas a 24 km/h un coche que te adelante por detrás a 56 km/h se acerca a ti a sólo 32 km/h(56-24). Pero si vas en dirección contraria, el coche se acerca a 80 km/h (56+24), es decir, un 250% más rápido. Desde el momento en que se acercan más deprisa el uno al otro, tanto tú como el automovilista tienen mucho menos tiempo para reaccionar. Y si se produce el choque, será diez veces peor.


MÁS CONSEJOS GENERALES:

Evita las calles concurridas.
Uno de los errores más graves que la gente comete cuando empieza a andar en bici es usar las mismas calles que usaba cuando iba en coche. Normalmente es mejor escoger calles con menos autos donde éstos vayan más lento. Claro está que los ciclistas tienen derecho a la avenida pero esto sirve de poco consuelo cuando has sufrido un accidente. Ten en cuenta lo lejos que puedes llegar con esta estrategia: si aprendes bien tus calles, encontrarás que en muchas ciudades puedes circular por las calles secundarias para llegar a la mayoría de los sitios, cruzando las calles más concurridas en lugar de circulando por ellas.

Enciende las luces.
¿Demasiado evidente? Bueno, si lo es, ¿por qué una buena parte de los ciclistas circula de noche sin luces?

Circula como si fueras invisible.
Asume que los automovilistas no saben que estás ahí y circula de manera que no choquen contigo incluso si no te ven. No se trata de ser invisible, sino de que sea irrelevante que los coches te vean o no. Si circulas de manera que un coche tenga que verte para evitar chocar contigo (por ejemplo, reduciendo la velocidad o cambiando de carril) eso significa que te atropellará sin duda si no te ve. Pero si permaneces fuera de su camino, no chocará contigo incluso si no se de cuenta de que estás ahí. En avenidas con tráfico muy rápido, los coches tendrán menos tiempo para verte porque se acercan muy deprisa. Deberías evitar avenidas rápidas, a menos que haya un montón de espacio para un coche y una bici juntos. Y si hay ese espacio, deberías practicar la invisibilidad circulando pegado a la derecha. Si estás lo suficientemente lejos como para no ocupar el espacio correspondiente a los coches, te pasarán sin tocarte aunque no te vean.
Otro ejemplo: señalizar un giro a la izquierda es una buena idea, pero es una idea mejor girar a la izquierda en el momento o en el lugar en que no haya detrás de ti coches que puedan chocar contigo mientras estás parado esperando para girar. Tú puedes estar plantado en medio de la calle, parado, con brazo izquierdo extendido esperando para dar la vuelta, pero cuentas con que los coches detrás de ti te verán y pararán. Si no te ven, tienes un problema.
Por supuesto que no defendemos saltarse los semáforos en rojo, pero si eres el tipo de persona que lo hace, al menos aplica el principio de invisibilidad cuando decidas si te lo vas a saltar: ¿podría el tráfico que cruce chocar conmigo si fuera invisible? Si la respuesta es sí, no dudes en no cruzar. Nunca obligues a un coche a reducir la velocidad para evitar chocar contigo (esté el semáforo en rojo o no). Recuerda, cuanto más confíes en que los coches te vean para que no choquen contra ti, más posibilidades hay de que lo hagan.
Ahora que recuerda que no intentas ser invisible, sólo circula asumiendo que los coches no te ven. Por supuesto, es mejor que te vean, y deberías ayudarles en eso. Es por eso por lo que deberías hacer gestos a los automovilistas que crees que pueden estar a punto de venirse contra ti y por lo que debes ir iluminado por la noche como un árbol de Navidad (luces delanteras y traseras).
Hay excepciones a circular como si fueras invisible. Por ejemplo, con frecuencia tendrás que ocupar un carril completo en lugar de circular pegado a la derecha, por las razones explicadas a continuación.

Ocupa el carril completo cuando sea necesario.
Aunque con frecuencia preferirás circular pegado a la derecha para mantenerte fuera del camino de los coches que te adelanten, a menudo es más seguro ocupar el carril completo o, al menos, moverse un poco a la izquierda. Como ves en el dibujo 1 más arriba, circular un poco a la izquierda permite a los coches en los cruces e intersecciones verte mejor. También deberías ocupar el carril si los coches te rebasan por detrás demasiado cerca. Esto obliga a los coches a verte y a reducir la velocidad o a cambiar por completo de carril. Y como se ha dicho, si estás en una calle donde hay coches bloqueados detrás de ti todo el tiempo o cambiando de carril para esquivarte, probablemente estás en la calle equivocada y deberías encontrar una calle más tranquila. Además, es perfectamente legal que ocupes el carril. La ley dice que tienes que circular tan a la derecha como sea “posible”. A continuación hay algunas cosas que hacen “imposible” circular pegado a la derecha:
Los coches te adelantan demasiado cerca. Si el carril es muy estrecho para que los coches te adelanten de manera segura, muévete a la izquierda y ocupa el carril completo. Es peligroso que los coches te pasen tan cerca.
Los coches están estacionados en el lado derecho de la calle. Si circulas demasiado cerca de ellos vas a chocar contra una puerta cuando alguien salga del coche. Muévete a la izquierda.
Estás en una zona con mucho tráfico y con muchas calles laterales, aparcamientos o accesos delante y a tu derecha. Los coches que giren a la izquierda no te verán porque están pendientes del tráfico al centro de la calle, no en un extremo de ella. Muévete a la izquierda. Mira el dibujo del choque número 1 más arriba.

Si has leído con atención, te habrás dado cuenta de que es arriesgado tanto circular pegado a la derecha como ocupar el carril. Si quieres una norma inapelable, lo siento, no es tan sencillo. (Pero tómate en serio muchos de los otros conceptos que mencionamos en nuestra lista de 10 más arriba pues funcionan un cien por cien de las veces.)
Si circulas todo el camino por la derecha, te arriesgas a chocar con una puerta, y haces difícil que te vean los coches en los cruces y las intersecciones. Pero si ocupas el carril y un coche no te ve, te atropellará sin duda. Para tener más posibilidades de que te vean cuando ocupas el carril, ve iluminado como un árbol de Navidad y circula por calles secundarias cuando puedas, ya que los coches irán más despacio y por tanto se acercarán a ti por detrás más lentamente y tendrán más tiempo para verte.

¡Gracias por leer esto y pedalea con seguridad!


Adaptado del texto "How to not get hit by cars", de Michael Bluejay.

Comentarios

  1. Ya había leido este texto. es muy bueno, de los mejores que he leído. Qué bueno que lo tradujeron. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …