Ir al contenido principal

Del día de la mujer y otras cosas...


Por Lesslie Castillo, miembro de Ciudad para Todos.

El día de ayer se conmemoro el día internacional de la mujer, en el cual se reconoce el esfuerzo de las mujeres que han luchado a través de los años para poder lograr una igualdad y equidad de género en todo el mundo.

Paralelamente ayer se implemento en nuestra ciudad una nueva medida ya anunciada y promocionada por el gobierno como una respuesta al acoso al que las mujeres nos sometemos día a día. La tan controversial medida del transporte preferente para mujeres, empezó la semana pasada con una que otra unidad pintada de rosita "exclusiva para mujeres" por que claro con ese color ya cambia todo. Ayer se implemento la misma medida tanto en el tren ligero como en el Macrobus con un ingreso preferente para mujeres, cuyo vagón por lo tanto también lo es. No entraré en los detalles de que tan mal implementado esta, como el hecho de que no en todas las estaciones esta la señalética o como que nadie dio aviso a los ciudadanos con anticipación etc.

Lo que mas me interesa es expresar mi punto de vista a tal medida. Yo soy mujer, usuaria del transporte público (este es por lo regular mi medio de transporte para todas mis actividades), víctima de acoso mas de las veces que puedo recordar y una de las que se supone esta beneficiando esta medida.

Beneficiando, pues si, si lo digo egoístamente. Claro, me subo a equis transporte en mi señal rosita, que claro a todas las mujeres se supone nos encanta ese color (A mi en lo personal no) y pues hay asientos disponibles para mi (eso claro si no se subieron mas mujeres antes que yo) y pues ya, lo demás no interesa.
Pero no claro que no: aparte de ser mujer, soy ciudadana, vivo en sociedad y me indigna esta medida.

Segregar a la sociedad nunca será la solución a un problema. ¿Esto quiere decir que para que no me molesten o no me acosen no debo de estar cerca de los hombres? ¿Y que pasa cuando me bajo del camión? ¿el acoso se detiene? Y si la solución fuese segregar a la sociedad pues entonces ¿qué se tendría que hacer en toda la ciudad? ¿Hacer unas banquetas para mujeres y otras para hombres? O mejor aun: ¿Pintamos una raya en medio de la ciudad y una parte la pintamos de rosita para que ahí vivan las mujeres sanas y salvas? Porque pobrecitas de nosotras.

Sé que lo que digo suena completamente absurdo, ¿dividir la ciudad? pues es exactamente lo mismo en los transportes. ¿donde quedo el tan anhelado feminismo por el que se supone luchamos? A las mujeres (no a todas) se les olvida cuando les conviene, y pues si, soy delicada, débil y necesito que me protejan así que pónganme asientos rositas. ¡Pero después quiero igualdad abajo del camión! ¡y en el trabajo! ¡Y en la vida! Ese feminismo de conveniencia no es mas que un machismo disfrazado.

Para mi esto es un insulto. Es casi como aceptar que yo tengo la culpa de que me acosen así que me tengo que aislar para que no lo hagan. Entonces ¿tengo que hacer lo mismo con mi ropa? ¿usar ropa de cierta forma para que no me acosen? ¿Salir solo a cierta hora?

Esta es una cuestión social que no se va a solucionar por pintar algunos letreros de rosita, es cuestión de respeto, del respeto que todos debemos tenernos unos a otros por ser simplemente seres humanos.

Esto debe de empezar desde la educación en las casas, en las escuelas. Los valores que se le den a las personas, los que las mujeres inculcan a sus hijos, los que la sociedad otorga a los individuos en su manera de convivir.

Mi sorpresa ha sido darme cuenta que no soy la única que piensa esto, lo he comentado con amigas cercanas y opinan que esta medida no es buena.

Yo como mujer me indigno ante tal medida.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…