Ir al contenido principal

No contaminarás




A principios del 2008, ya bajo el liderazgo de Benedicto XVI, la Iglesia católica presentó en voz del Arzobispo Gianfranco Girotti -número dos de El Vaticano- una serie de nuevas formas de pecados sociales, entre las que destaca el acto de contaminar.

Durante los meses siguientes, fue el mismo Papa el que realizó varios llamados a la protección del ambiente, acentuando que temas como el cambio climático se han vuelto de extrema importancia para la humanidad. El Vaticano ha instalado, con bombo y platillo, paneles fotovoltaicos en sus edificios, ha organizado seminarios científicos para entender el calentamiento global y en su reciente visita a México el Papa incluyó el tema entre los asuntos a tratar con el presidente Calderón y usó un vehículo híbrido.

Sin embargo, nada de eso es comparable a la huella de carbono que dejó la visita papal a Silao. La asistencia de 700 mil feligreses implicó la movilización de más de 13,500 autobuses y 18 mil autos provenientes de todos los rincones del país. En un fin de semana se produjeron incalculables toneladas de dióxido de carbono y se arrasaron los alrededores del parque Bicentenario para albergar semejante cantidad de vehículos. Nada que no se solucione con una confesión.

Pero las buenas intenciones de la iglesia podrían trasladarse rápidamente a los ámbitos locales. En nuestra ciudad cada domingo los templos católicos se convierten en grandes atractores de viajes. Los alrededores se saturan de vehículos motorizados y es habitual encontrar autos estacionados en doble fila, en espacios prohibidos e incluso en rampas para discapacitados.

¿Qué tan complicado sería para la iglesia tapatía recomendar a sus feligreses asistir a la eucaristía, por ejemplo, en bici? ¿Qué tan complicado sería instalar una buena cantidad de ciclo-puertos en los atrios? El uso de la bici encaja perfectamente con postulados doctrinales de la iglesia: promueve la humildad, fomenta el sentido de comunión y sobre todo no contamina.

Incluso más allá de los viajes al templo, el fomento del uso de la bicicleta desde una plataforma como la iglesia, que incluye a poco más del 90 por ciento de los tapatíos, consolidaría un efecto dominó en infinita cantidad de viajes locales. La reducción de emisiones sería más que significativa además de contribuir a reducir los efectos de la congestión vehicular.

Puede que a la iglesia se le compliquen posturas en torno a temas como sexualidad o familia, pero al menos en movilidad podría rápidamente consolidar un importante liderazgo moral de vanguardia y acorde a estos tiempos. Ojalá la nueva autoridad de la arquidiócesis tapatía este consciente de ello.


Publicada originalmente en Milenio Jalisco.

Comentarios

  1. Me parece excelente tu propuesta!..

    ResponderEliminar
  2. Es una obligación de la iglesia validar "la obra de Dios" Si no cuidan el ambiente entonces no aman la obra de Dios (Desde mi lógica atea)

    Iliana Hernández

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …