Ir al contenido principal

Contaminaciones electorales



No parece haber escapatoria, la publicidad electoral ha invadido todo. Por toda la ciudad, los mensajes estratégicamente diseñados intentan convencernos de votar por tal o cual candidato. En radio y televisión prácticamente han desaparecido los anuncios habituales para ser sustituidos por eslóganes de campañas políticas.

Incluso Internet dejó de ser el refugio que era, la columna derecha de Facebook presenta en simultaneo la publicidad de tres candidatos, Twitter es el campo de batalla de personajes falsos creados con fines electorales y tienen que pasar al menos cinco segundos en youtube para que podamos omitir el mensaje electoral previo al video solicitado.

Aunque nuestra ciudad cuenta con la ventaja de haber prohibido hace años la publicidad con carteles y pendones que abarrotaban los postes, los candidatos no han tenido reparo en contratar servicios de propaganda motorizada. Vehículos de carga, que no cargan nada más que un espectacular enorme con la cara de algún candidato, van de un lado a otro incrementando la congestión vehicular y contaminando nuestro tan lastimado aire.

Es ridículo hasta lo surrealista, que los candidatos, en foros y entrevistas aleguen poseer la mejor propuesta de movilidad para el futuro de la metrópoli y en la práctica real, todos tengan contratados servicios de publicidad motorizada. Servicios que, dicho sea de paso, debieran estar tajantemente prohibidos en el estado, por razones tan sencillas como la contaminación visual que producen, los problemas de congestión vial que padecemos y la mala calidad del aire que prevalece.

Otro ejemplo patético de la falta de sentido común y sobredosis de subdesarrollo de las campañas políticas son las caravanas automovilísticas. ¿A qué genio del marketing contemporáneo se le ocurrió que sería buena idea tener una hilera de autos llenos de porristas prepotentes, agitando banderitas, lastimando derechos de peatones y ciclistas, dando vueltas innecesarias por doquier, multiplicando la problemática de movilidad en la ciudad?

Poco menos grave son las tomas de esquinas por equipos de campaña armados con equipos de sonido que rebasan los decibeles que permiten los reglamentos municipales. Como si no bastara con la contaminación auditiva que nos tenemos que chutar a diario, en época electoral además hay que resignarse a tolerar el gusto musical de tal o cual partido.

Lo único que han demostrado hasta ahora es que les interesa mucho más el voto que el votante. De entre ellos saldrán nuestros futuros gobernantes y entre sus responsabilidades estará defender nuestro aire, mejorar la imagen urbana y reducir la contaminación auditiva. Vaya lío.



Originalmente publicada en Milenio Jalisco.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Una primera dosis de esperanza

Cualquiera que sigue con atención los medios locales y entiende medianamente del acontecer social y político de Guadalajara sabe que desde el 2007 una serie de organizaciones de la sociedad civil han surgido en torno a temas de carácter urbano, más específicamente, en materias vinculadas a la movilidad sustentable y aún más a la promoción del uso de la bicicleta como medio de transporte. 
Me ha tocado la suerte, y en muchos casos el honor, de conocer a decenas de personas dispuestas a casi cualquier cosa por mejorar las condiciones de movilidad y los entornos urbanos de nuestra ciudad. Activistas, ciclistas, técnicos, consultores, académicos, comunicadores y hasta funcionarios públicos me han dejado intuir un buen futuro para una ciudad que no podría ser querida de mejor manera. Sin interés político real o económico, en la mayoría de los casos, he sido testigo de cómo las organizaciones han, no solo desarrollado los procesos de organización detrás de un simple paseo ciclista o peato…