Ir al contenido principal

El mugrero



El indigno e impresionante despliegue de recursos en las campañas federal y estatal del PRI deberían ser razón suficiente para la indignación colectiva. Difícil de medir, seguro esa controversia terminará solamente con una multa simbólica por haber excedido los topes de campaña.

Pero ojalá fuera todo: la televisión privada jugó un descarado rol de posicionamiento mediático a favor de los candidatos priistas; imposible demostrar a cambio de que; obvio hasta para los menos entendidos. 

Las llamadas telefónicas a domicilios particulares de supuestas encuestas que tenían como objetivo difamar y desinformar a la ciudadanía sobre los candidatos fueron sólo parte de una orquestada campaña de guerra sucia de la que nadie se hace responsable, de la que todos fuimos testigos y que en cualquier país democrático del mundo habría implicado detener, posponer o anular la elección.

Prácticamente todas las encuestas presentadas en medios fueron puestas en entredicho ante resultantes tan distantes de la realidad. El 22 de abril pasado, a poco más de dos meses de la elección, este diario publicó una encuesta para la gubernatura que daba 44.4% de votos al candidato a gobernador del PRI y solo 5.9% al candidato del movimiento ciudadano. El PREP los puso a poco más de 4 puntos porcentuales. Más allá de posibles fallas éticas o usos propagandísticos de las encuestas, los lectores de este diario merecen; mínimo; una disculpa pública ante el enorme error de un medio que se considere medianamente digno.

Desde el domingo pasado las redes sociales no han parado de informar de casos de compra de voto, reparto de despensas y tarjetas prepagadas para consumo en tiendas de autoservicio, casos que de confirmarse deberían ser suficientes para anular la elección.

No es de extrañarse que el candidato del PRI al gobierno de Jalisco haya salido peligrosamente a declararse ganador cuando apenas fluía una ínfima parte del conteo preliminar, sino la validación del candidato del PAN, pocos minutos después. Los panistas en un acto profundamente incongruente con los principios doctrinales de su partido, hoy se acobardan tanto a nivel nacional como estatal y asumen la derrota como un llamado a refundarse. Ninguno sale a denunciar las profundas irregularidades que vimos en esta elección. 

La inmensa maquinaria de los poderes fácticos enquistada también en las instituciones que validarán esta elección da pocas esperanzas de que los resultados finales después de tribunales puedan ser diferentes, lo más probable es que se impongan a través de una elección que si bien es muy pronto para calificar de fraudulenta, si fue profundamente anti-democrática.

La única esperanza cae sobre los hombros de los chicos del 132, en las marchas la consigna constante es “si hay imposición, habrá revolución” si bien no creo en el camino de una revolución violenta, si pueden encabezar una resistencia civil pacífica que represente la conciencia de una sociedad profundamente lastimada. 


Originalmente publicado en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …