Ir al contenido principal

La misteriosa desaparición de los Autos Maceta



¿Por qué alguien querría retirar, arbitrariamente, dos autos escultóricos con gran valor simbólico para la ciudadanía, de la vía pública? 

Si fuera por criterios estéticos, tendrían que haber empezado por la gran cantidad de chatarra escultórica que los panamericanos dejaron por toda la ciudad. O al menos sería parte de algún programa contra la contaminación visual y estarían retirando espectaculares en todas partes y mejorando la imagen urbana. Pero no, eso no es.

Las autoridades que retiraron los hitos ciudadanos lo hicieron aparentemente si ningún sentido, así nomás, de la noche a la mañana. Sin embargo, es obvio que están consientes de la afrenta que representa a las organizaciones pro movilidad sustentable que los colocaron. Organizaciones que, dicho sea de paso, son altamente mediáticas y capaces de reaccionar rápidamente y obtener decenas de páginas en periódicos, tiempo en radio y cubrir las redes sociales con el tema.

Quizá entonces la pregunta debiera ser otra: ¿Cómo hacemos para sacar de las páginas de los diarios, del tiempo aire y de las redes sociales, temas tan incómodos como podrían ser, las tarjetas prepagadas en supermercados, los monederos electrónicos, las marchas anti-Peña, las declaraciones de los #YoSoy132 y otras, vinculadas a cuestionar la legalidad de las pasadas elecciones?

La respuesta sería más sencilla: Provoca a los grupos sociales con mayor capacidad de respuesta mediática. Inventa temas, genera conflictos. Pon, por ejemplo, a los transportistas a pedir un aumento irracional de 9 pesos a la tarifa del transporte público. Eso serviría de comidilla a los medios por un buen rato. Eso saturaría las redes sociales en los próximos días. Todos morderían el anzuelo y los rumores de compra de votos y demás irregularidades en la elección acabarían siendo una anécdota graciosa del pasado.

El auto maceta instalado en avenida Inglaterra tenía una ceiba plantada firmemente en el suelo y su tronco crecía a través de dos agujeros en el chasis del automóvil. La ceiba no fue tocada. Para retirarlo tuvieron que haber partido en dos el auto y contar con la herramienta apropiada para ello. El “auto menos” atravesado por una bicicleta e instalado un año después en avenida Federalismo pudo haber sido levantado con más facilidad. Los dos estaban en el espacio público, uno en un terreno de concesión federal, el otro en el camellón de una avenida, ambos dentro del municipio de Guadalajara.

La Secretaría de Vialidad y el municipio tapatío serían las únicas autoridades que podrían asumirse con el derecho a retirar los íconos. Mientras que en Vialidad aseguran que no fueron ellos, en el municipio nadie dice nada.

Pero yo no me preocuparía, imagino perfecto a las autoridades municipales convocando a una gran rueda de prensa para explicar las razones por las que quitaron los símbolos ciudadanos, justo en el momento en que este por arrancar la próxima marcha anti-Peña. Digo, hipotéticamente pues.


Publicado originalmente en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…