Ir al contenido principal

La otra cara de la moneda



Pocos elementos urbanos generan tantos beneficios ambientales a una ciudad como sus árboles: moderan el clima, embellecen el contexto, dan sombra a calles y edificios, reducen significativamente los niveles de ruido, aportan nutrientes al suelo y albergan a cientos de especies de fauna deseable en la ciudad.

Los árboles reducen el estrés del habitante urbano. Los espacios públicos dotados de abundante arbolado invitan a la convivencia social y al juego. Algunos especímenes pueden llegar a convertirse en hitos urbanos, referencias geográficas e incluso símbolos y logos en la memoria colectiva.

Pero quizá el mayor aporte que nos brinda el arbolado es la purificación del aire. Cada habitante en nuestra ciudad respira aproximadamente 327 gramos diarios de gases tóxicos, mayoritariamente emitidos por automóviles. 200 árboles son capaces de reponer en 24 horas el oxígeno consumido por un vehículo en una hora. Es decir, para lograr un equilibrio deberíamos tener, al menos, unos 200 árboles por auto. Solo el municipio tapatío tiene cerca de 600 mil árboles y más de 700 mil automóviles.

La otra cara de la moneda son los anuncios espectaculares, pocos elementos urbanos son tan nocivos para la ciudad: generan contaminación visual, deterioran la imagen urbana, causan depreciación del valor inmobiliario en sus contextos inmediatos, son factores de riesgo en tormentas, incrementan el estrés citadino y reducen las posibilidades de interacción humana.

Además la rentabilidad que ofrecen los espectaculares termina en pocas manos, es una actividad que genera poca derrama económica y apenas produce empleos. De no existir, los publicistas encontrarían la manera de seguirnos inundando de mensajes que no queremos recibir.

Nadie en la ciudad necesita anuncios espectaculares. Árboles sí, todos.

A las talas clandestinas de hace unos días para dar visibilidad a los espectaculares de la Av. Lázaro Cárdenas se suman a decenas de casos que ha venido registrando la red árbol desde hace ya un par de años (redarbol.com). El cinismo y la sin razón con la que poco a poco se provoca la pérdida de masa arbórea no parece tener límite.

Habrá quien piense que es hora de modificar los reglamentos municipales para que coincidan con el artículo 346 del código urbano, que indica que los anuncios espectaculares deben estar a un mínimo de 500 metros de distancia uno de otro. Hay ya quien promueve boicots a las marcas que se anuncian en espectaculares beneficiados por podas y talas, boicots inteligentemente orientados a golpear la imagen del anunciante, cosa que podría reducir la demanda y afectar los ingresos de los ecocidas. Habrá quien crea que una buena zangoloteada del gobierno municipal y el retiro de 23 estructuras debería ser suficiente para dejar claro que aquí hay una autoridad y una ley que cumplir.

Pues sí, todo eso sin duda contribuye a mejorar la situación, pero en el fondo, lo que deberíamos estarnos preguntando es ¿Por qué permitimos que haya espectaculares en la ciudad en primer lugar? ¿Por qué no los hemos simplemente prohibido?


Originalmente publicado en Milenio

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …