Ir al contenido principal

El kilómetro mil quinientos



A la presentación de la agenda para la movilidad sustentable de las organizaciones ciudadanas que conforman la Plataforma Metropolitana para la Sustentabilidad le siguieron una serie de declaraciones de los alcaldes metropolitanos en el sentido de apoyar dicha agenda, en específico en el tema de infraestructura para la bicicleta.

Zapopan, a apenas semanas de la nueva administración, ya estudia cuatro ciclovías troncales, Ávila Camacho-Laureles, Mariano Otero, Av. Inglaterra y el arco paralelo a periférico: Aviación- Las Torres. Además analizan la posibilidad de conformar zonas de tranquilización de tráfico con redes de vías ciclistas barriales conectadas a las troncales.

Por su parte, el nuevo alcalde de Tlajomulco, ha dicho en repetidas ocasiones que dará continuidad a los proyectos de vías ciclistas en el municipio, que a pesar de ser el que más avances logró durante la administración anterior, sufre de una importante disgregación urbana y falta de conectividad.

A estas posturas se suman las buenas intenciones en el tema manifestadas en las declaraciones recientes del alcalde de Tlaquepaque, en el sentido de lograr avances en el tema e incluso integrar algún sistema de préstamo de bicicletas y red de ciclo-puertos.

Guadalajara por su parte es el municipio que cuenta con más proyectos elaborados y listos para su ejecución. De entrarle de lleno en el tema podría lograr avances significativos, rápido. Además Guadalajara al ser el centro metropolitano resulta fundamental en la interconexión que la red ciclista requiere. Sin Guadalajara, los esfuerzos de los municipios circundantes podrían ser vanos. 

El tema ya lleva años dando vueltas en la ciudad y la consolidación de redes ciclistas parece ser de esos temas que una y otra vez se posponen. Esta vez los astros podrían haberse alineado.

En los próximos meses, los alcaldes deberán pasar de los dichos a los hechos. Una de las propuestas ciudadanas consiste en asignar el 45 por ciento de los recursos del fondo metropolitano a infraestructura para la movilidad no motorizada, es decir, ciclovías troncales, redes ciclistas barriales, sistemas de préstamo de bicicletas, mejoramiento de banquetas, corredores peatonales, etc. Del resultado de la negociación de esos recursos, sabremos con claridad las intenciones de los alcaldes de la ciudad.

El Plan Maestro de Movilidad No Motorizada, que está en manos de todos los alcaldes, contempla una red de mil quinientos kilómetros de vías ciclistas, irrealizable para administraciones municipales que duran solo tres años, pero si los alcaldes metropolitanos logran acuerdos significativos en la asignación de recursos podríamos estar por presenciar una importante transformación en las condiciones de seguridad que goza el ciclista en la ciudad y consolidar hasta una tercera parte del plan. Pronto el número de viajes ciclistas aumentaría significativamente en beneficio de la ciudad.

No es imposible.


Originalmente publicado en Milenio Diario.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …