Ir al contenido principal

Metrópoli bicicletera


La manera más rápida y eficiente de moverse en la ciudad es hacerlo a bordo de una bicicleta. Eso quedó de manifiesto en el desafío modal recién llevado a cabo en Guadalajara promovido por la bicired: en igualdad de condiciones las bicicletas superaron los tiempos de traslado de motocicletas, automóviles y usuarios del transporte público, a un costo menor.

Lograr una ciudad en la que más personas decidan realizar sus trayectos en bicicleta derivaría en automático en un aumento beneficioso en decenas de indicadores de calidad de vida, de competitividad y ambientales. 

Pero ¿cómo logramos incrementar los viajes en bicicleta?

Las primeras respuestas deberían ser el impulso a una cultura vial de respeto entre usuarios de la calle y el desarrollo de la infraestructura ciclista apropiada, pero además, el ciudadano común necesita tener un mecanismo que incentive la primera experiencia.

En ese campo, los sistemas de préstamo público de bicicletas han demostrado; en diferentes ciudades del mundo, incluida la Ciudad de México; ser altamente funcionales no solo como un sistema eficiente de transporte urbano, sino también como mecanismos de promoción del uso de la bici.

Nuestra ciudad ha tenido varias experiencias y acercamientos para consolidar un sistema de bici pública. Si bien existe un empolvado sistema municipal en Guadalajara de carácter casi recreativo y otro privado que cubre una pequeña red en torno a áreas que se han venido consolidando ciclistas, no se ha logrado un proyecto consistente de bicicleta pública que se plantee para desarrollarse paulatinamente de manera metropolitana a todas las zonas de la ciudad.

Actualmente, los municipios de Zapopan y Tlajomulco valoran las posibilidades de contar con sistemas de bicicleta pública en algunas áreas de sus respectivas zonas urbanas y Guadalajara cuenta con el proyecto de la zona de accesibilidad preferencial del centro histórico que incluye, entre otras cosas, poco mas de 80 estaciones de bici pública para poder implementar algún sistema.

Pero el más avanzado en el tema parece ser Tlaquepaque. A toda velocidad, el alcalde Alfredo Barba anunció la implementación de un sistema de Bicicleta pública de altura en el primer cuadro municipal, mueve sus piezas para conseguir el presupuesto para implementarlo y creó un OPD de movilidad no motorizada para darle cause institucional. 

Pero lo natural sería que esos sistemas crecieran hasta lograr un alcance metropolitano, ¿qué pasará cuando un sistema municipal choque con otro? ¿De dónde a dónde será viable transitar en una bicicleta pública? 

Quizá no han entendido aún la magnitud que un sistema de bici pública puede llegar a tener. Si así fuera, los alcaldes estarían planeando una instancia intermunicipal que administre un sistema común que creciera gradualmente sobre toda la metrópoli. Y no. 


Originalmente publicado en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …