Ir al contenido principal

Un tren para los autos



Transitar hacia una movilidad sustentable implica concebir la mejora del sistema de transporte público, no como un fin en sí mismo, sino como un medio para transformar los hábitos de la comunidad y reducir la cantidad de automóviles en las calles sustituyendo viajes en automóvil por viajes eficientes. 

Esto implica concebir una política integral de transporte que además de crear alternativas eficientes al auto, reduzca, paulatinamente, los privilegios de los que goza. Implica, entre otras cosas, reducir la capacidad vial de las calles. Por extraño que parezca, es la única manera que ha demostrado, en diferentes partes del mundo, reducir los problemas de congestión vial.

El corredor diagonal por el que se plantea construir una nueva línea de Tren Ligero tiene una longitud de 21 kilómetros que, si se hiciera por superficie, como la mayor parte de la línea 1, tendría un costo total aproximado de 4,400 millones de pesos, cuatro veces el costo del Macrobús que se planteaba por la misma ruta hace años con más o menos la misma capacidad. 

Pero el tren no se está planteando para ir por superficie ya que estorbaría al tráfico vehicular. El proyecto contempla 15.6 kilómetros en viaductos elevados en los tramos de Av. Ávila Camacho, Laureles y Revolución y un túnel de doble profundidad de poco más de tres kilómetros en Av. Alcalde que deberá sortear el túnel de Av. Hidalgo y el de la línea 2. El costo podría elevarse arriba de los 21,000 millones de pesos, según estima el Fideur, es decir, casi 16,000 millones de costo extra para no disminuir los carriles de tráfico vehicular en nuestras avenidas. De construirse en estas condiciones, estaríamos hablando de la inversión más grande en infraestructura para el auto de la historia de la ciudad.

El BRT que se planteaba en el mismo eje, nos costaba el 5%, nos daba el mismo servicio, reducía en automático la superficie de rodamiento, planteaba peatonalizar la avenida Alcalde, se construiría con mucha mayor velocidad y abría la posibilidad de invertir el dinero en otras rutas que en realidad crearan una red que nos condujera a cualquier parte de la ciudad mediante mecanismos de transbordo que permitieran efectivamente reducir los viajes en auto.

Ahora que si la necedad de políticos que prometieron Tren Ligero en las pasadas elecciones es superior al sentido común, aún así, los 21,000 millones de pesos que estiman gastarse en esa ruta tendrían que ser suficientes para hacer la diagonal, la ruta de Isla Raza a Tlajomulco y la ampliación de la línea 2 hasta el CUCBA, por Av. Inglaterra, con todo y parque lineal, si pensaran en trenes de superficie que reduzcan efectivamente el espacio que hoy ocupan los automóviles.

Además, como todos los proyectos en la ciudad, no hay ningún vestigio de que el tren se integre a alguna visión integral de movilidad, no hay ruta crítica, ni calendarización, ni proyectos complementarios, no hay consultas públicas, ni socialización. ¿Qué pensarán los vecinos de la ruta, que se opusieron a Macrobús, cuando les digan que cerrarán sus calles por años? ¿Qué los transportistas de las decenas de rutas tradicionales que tendrán que desaparecer?

El proyecto del tren, como se plantea, no es un proyecto orientado a la movilidad sustentable, es un proyecto orientado a la popularidad del gobernante. 


Originalmente publicado en  Milenio.

Comentarios

  1. Las calles son de todos, no sólo las banquetas. Tener el ten en superficie le resta espacio y libertad de movimiento a las personas también. Así paso en la línea uno, se volvió una cerca que divide la ciudad en el tramo en superficie. Port contrario en el tramo bajo superficie, existe un agradable camellón, y no dividió la ciudad. Al principio se uso para el trolebús y después se implementó el tren. El transporte masivo para que en verdad sea eficaz y no le de en la torre al entorno debe estar donde pertenece toda la infraestructura urbana que pone a los ciudadanos primero, bajo tierra.
    Las calles son de las personas, las calles ya son peatonales, las calles ya son cíclovías, las calles ya son parques lineales. Lo que podemos cambiar es la forma en que las compartimos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …