Ir al contenido principal

Desincentivar cobrando



Nadie, en su sano juicio, organizará una gran manifestación para exigir que se vuelva a implementar el pago de tenencia anual a vehículos automotores. Este impuesto sesentero implementado en relación al valor de la propiedad; como el predial; es de los más odiados por la ciudadanía. 

Con la lógica prevaleciente de búsqueda de popularidad, toda la clase política local suele homogeneizarse en torno al tema. La tenencia fue derogada en Jalisco y ahora es más barato poseer un automóvil y realizar los trayectos habituales en él. Pero que una ciudad pretenda apostar por la movilidad en auto y que además lo haga subsidiando el costo que esto implica, es por lo menos, suicida.

Todo apunta a que una gran parte de la calidad de vida que ofrece nuestra ciudad depende de qué tanto logremos reducir la cantidad de autos circulando en las calles y esto implica reestructurar las cosas de manera que logremos desincentivar, efectivamente, el uso del vehículo particular. 

La tenencia no debió ser derogada sin haber sido sustituida por alguna tarificación al uso del auto de orientación más ambiental. Es decir, alguna fórmula que implique un mayor costo a los autos menos eficientes y a los que más kilómetros recorren. 

La manera más sencilla de implementar algo así, sería estableciendo un impuesto metropolitano a las gasolinas, aunque su autorización cae en el ámbito federal y se le anticipa un camino tortuoso de implementación. Un impuesto a la gasolina, además de un paulatino retiro del subsidio que la mantiene tan barata, significaría transformar efectivamente la manera en que entendemos la movilidad en las ciudades mexicanas. Nada lograría desincentivar los viajes en vehículo privado de manera tan eficiente y justa.

Otra tarificación fundamental al auto, esa si en el ámbito local, es el estacionamiento. Tanto el privado como el público.

En el espacio público, las zonas atractores de viajes deberían contar con estacionómetros con tarifas que hagan poco atractivo dejar el vehículo por jornadas laborales completas en la calle, además de una supervisión constante e implementación de multas y sanciones.

Los estacionamientos privados deben ser modificados desde su concepción. Ningún uso de suelo debería tener la obligatoriedad de proveer de cajones de estacionamiento. Los reglamentos municipales deberían establecer máximos permitidos en lugar de mínimos. Los municipios deberían establecer tarifas municipales por disposición de cajones en usos de suelo de carácter comercial con el fin de obtener un fondo que mitigue las externalidades que provocan y de hacer menos atractivo el viaje en auto ya que seguramente los comercios transferirán este costo al usuario particular.

El problema de fondo es que a nuestros legisladores, tomadores de decisiones y a la clase política en general, les suele importar muy poco la ciudad. Les interesa su propia popularidad y lo popular es hacer que todo sea gratis para el auto. Nada peor. 



Originalmente publicada en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …