Ir al contenido principal

Imagina tu barrio



Hagamos un ejercicio de mera imaginación. 

Imagina tu barrio; o colonia, que es lo mismo sólo revolcado por el marketing de especuladores inmobiliarios del siglo pasado; albergando usos de suelo mixtos, que permitan desarrollos habitacionales de mayor densidad, usos comerciales y de servicios, e incluso, algunos usos industriales de bajo impacto. 

Imagina que tu barrio te ofreciera; a una proximidad extrema y caminable; la escuela, el trabajo, la recreación y algún punto de venta de todos los artículos o servicios de primera necesidad. Imagina banquetas amplias, arboladas y caminables, con una serie de negocios al pie que empujan una economía vibrante y sólida sostenida únicamente por el consumo de los mismos vecinos y que ofrece productos hechos en el mismo barrio. 

Imagina calles casi despobladas de automóviles y ruido, pero llenas de gente caminando a realizar sus actividades diarias. Imagina el espacio público habitado constantemente y la seguridad multiplicada solo por el hecho de la presencia vecinal. 

Imagina una administración barrial del agua de lluvia. Imagina cooperativas vecinales, desvinculadas de intereses políticos, promoviendo sistemas locales de captación de agua pluvial, almacenamiento y aprovechamiento comunitario, disminuyendo considerablemente la dependencia en sistemas que a su vez dependen de la infinita construcción de presas y redes de distribución.

Imagina mercados, organizados en sociedad con productores locales instalados apenas en las afueras de la ciudad, trayendo los productos del campo directamente a la venta en menudeo de las misceláneas del barrio. Imagina cada terraza, patio o azotea produciendo vegetales para el consumo local, imagina huertos urbanos comunitarios administrados por los vecinos.

Imagina un barrio con alumbrado público alimentado solo por energía solar. Imagina una gestión comunitaria de la electricidad que, en la medida que la tecnología lo vaya permitiendo, este orientada a lograr la autonomía energética en el menor tiempo posible.

Imagina el espacio público apropiado por los vecinos; el parque, la plaza, la banqueta amplia, la biblioteca comunitaria, el café callejero, el foro; la comunidad re-instalada, creando sus propios rasgos culturales e identidad. 

Imagina un barrio vinculándose con el resto de la ciudad en situación de igualdad producto de una digna autonomía y sin dependencias fortuitas. Imagina tu barrio con vecinos organizados, tomando todas las decisiones esenciales que afectan al desarrollo de la comunidad.

Imagina que todos los barrios fueran así. Seríamos una ciudad sustentable, si, pero sería lo de menos. Lo llamativo es que seríamos una sociedad democrática, gobernándose a sí misma. 

Que el 2013 sea efectivamente mejor. 


Originalmente publicada en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Día sin autos

Desde los años 70s comenzaron las primeras críticas al modelo urbano que privilegia el uso del automóvil, pero fue hasta 1994 cuando, a propuesta del activista Eric Britton en la conferencia de ciudades accesibles en Toledo, se planteó la posibilidad de efectuar un “día sin auto” con el fin de concientizar a la población de las problemáticas que el tráfico automotor provoca. 
El 22 de septiembre de 1994, Reykjavik, La Rochelle y Bath, se convirtieron en las primeras ciudades en llevar a cabo la iniciativa. Tres años después todo Reino Unido la aplicaría y a partir del año 2000 la World Carfree Network comenzaría su promoción a nivel internacional. 
Desde entonces, decenas de ciudades se han sumado a la iniciativa de diferentes formas: desde la organización de foros para incrementar el conocimiento en el tema, hasta prohibiciones totales a la circulación de automóviles. 
Para Guadalajara, la fecha tiene un gran peso simbólico. El 22 de septiembre del 2007 el ejercicio de agilización v…