Ir al contenido principal

Hacia un cambio de paradigma



Habitualmente el tomador de decisiones o diseñador de la infraestructura vial suele considerar para efectos de análisis del problema por resolver, todos los factores que afectan o podrían afectar a la posible solución de la manera más razonable posible. De entre estos factores, la sobrepoblación de automóviles y los problemas derivados de esta; demanda de estacionamiento, falta de cultura vial o malos hábitos; suelen jugar un papel fundamental.

Bajo las premisas de demanda de tráfico o bien de resignación ante la ausencia de cultura vial tan común en nuestra sociedad, el diseño de un cruce peatonal suele terminar siendo un puente que, si bien puede ser justificado en términos de la seguridad que otorga al peatón, ejerce una forma de discriminación entre diferentes medios de desplazamiento otorgando ventaja, invariablemente, al automóvil. No sería posible, por ejemplo, concebir un carril confinado de uso exclusivo para el transporte público si solo se toman en cuenta los números que arrojan los análisis de demanda de tráfico específicos de la calle que se pretende intervenir.

Transformar el paradigma de diseño hacia uno que contemple transitar hacia una movilidad sustentable implica, entre otras cosas, entender el problema desde la óptica del total urbano y no desde el problema específico, implica apostar por el tránsito paulatino hacia la transformación de hábitos de movilidad de la ciudadanía y no solo de la infraestructura física, implica entender el problema desde campos del conocimiento como la educación o la sociología y no desde el mero postulado tradicional del diseño urbano. Transformar la movilidad de nuestra ciudad implica la toma de decisiones valientes y polémicas tanto por parte de los diseñadores como por parte de los líderes políticos. 

Traigo esto a colación a partir del sano debate que ha propiciado la Dirección de Proyectos Estratégicos de Zapopan sobre la concepción del anteproyecto de renovación integral de la Av. Santa Margarita y la posible incorporación de una ciclovía.

En un ejercicio, sin precedentes en nuestra ciudad, la consulta pública con organizaciones que promueven movilidad sustentable ha derivado en un debate respetuoso e intercambio de puntos de vista sobre la concepción de vías de tráfico ciclistas seguras que podría derivar en un modelo para el resto de la metrópoli. 

La disyuntiva consiste entre la posición que defiende una ciclovía arriba del camellón central, que sin duda otorga mayor seguridad a los ciclistas —como un puente peatonal a los peatones— y que esquiva la problemática de automóviles estacionados invadiéndola persistentemente; y una ciclovía diseñada a un costado de la banqueta, más orientada a resolver el problema de fondo, a normalizar el ciclismo en la ciudad, a habituar a los usuarios de la calle a respetarse entre sí, y a largo plazo, a incrementar los viajes ciclistas, pero dependiente de una estrategia que pasa por la difusión de cultura vial y que requiere supervisión constante.

Más allá de lo que finalmente definan los proyectistas de Proyectos Estratégicos, el ejercicio de consulta, el acompañamiento del proceso por parte de organizaciones, el alto nivel de debate franco y bien intencionado, la creación de inteligencia colectiva y la apertura al diálogo constituyen por si mismos un cambio de paradigma en la concepción de proyectos gubernamentales habitualmente realizados a escondidas.

Si cada modificación que hiciéramos a la ciudad fuera objeto de un proceso de reflexión similar otro gallo estaría cantando. 


Originalmente publicada en Milenio diario.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …