Ir al contenido principal

Del dicho al hecho



Si en algo fallaron los gobiernos panistas a lo largo de estos 18 años fue en movilidad.

La era panista significó para la ciudad de Guadalajara una constante y desproporcionada expansión de la infraestructura vehicular: túneles, puentes y avenidas desparramaron indiscriminadamente la ciudad y disgregaron comunidades, pero sobre todo ocasionaron el mayor incremento histórico del parque vehicular que hoy provoca problemas de congestión aparentemente imposibles de resolver.

Durante tres sexenios, la línea 1 de Macrobús es la única inversión de transporte masivo que realizó el estado y se permitió irresponsablemente el deterioro del transporte colectivo convencional. 

En cambio, se edificaron casi todos los túneles en López Mateos, los pasos a desnivel en Periférico, el puente del Álamo, el inútil y costoso puente atirantado y decenas de obras más orientadas a la movilidad en auto, hoy invariablemente saturadas y colocando a la ciudad al borde de la catástrofe, tanto en competitividad por la baja velocidad promedio de desplazamiento, como en calidad del aire.

Los gobiernos panistas, a pesar del discurso bipolar del último sexenio, fueron omisos en activar efectivamente programas que estimularan los viajes en transporte público o en medios no motorizados y siguieron el camino simple de contratar, una tras otra, obras caras y fáciles de terminar. Jamás intentaron crear un plan integral de movilidad sustentable que condujera las decisiones a tomar, lo más cercano fue el plan maestro de movilidad no motorizada que en realidad surgió a partir de la exigencia ciudadana pero que se quedó encajonado y sin mecenas.

Macrobús y el sueño de lograr implementar 8 líneas de transporte masivo que cubrieran el déficit de transporte en la ciudad fue desperdiciado, tanto por una pésima gestión que sus opositores supieron capitalizar políticamente, como por una obvia desvinculación e incluso rivalidad entre secretarios del gobierno hoy saliente. 

El golpeteo entre Vialidad y Sedeur provocó durante el sexenio anterior que las obras orientadas a movilidad sustentable sufrieran de extrema fragilidad mientras las orientadas a la movilidad por auto fluyeran cómodamente dando lugar a la enorme desproporción que hoy padecemos.

Pero eso ya es pasado y debería servirnos solo como experiencia para el futuro.

Aunque el gobierno entrante no ha dado señal alguna sobre cuál será el camino a seguir, ya aprendió el discurso de la movilidad sustentable y cambió el nombre de las secretarías y algunas funciones poco relevantes, pero habrá que estar atentos ya que las secretarías nuevas de movilidad y de infraestructura podrían caer en los mismos vicios de falta de coordinación y seguimiento de algún plan.
La ciudad ya no aguantará otros 6 años de obras ocurrentes sin ton ni son. 


 Originalmente publicado en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …