Ir al contenido principal

Una ley de movilidad


No somos ciclistas, ni automovilistas, ni usuarios del transporte público, ni peatones. Las etiquetas simplemente sobran. Todos somos, más allá de la manera en que nos desplacemos de un lugar a otro, simplemente ciudadanos con el mismo derecho al uso de la vía pública. Todos respiramos las mismas partículas suspendidas en el aire producto de la manera en que nos movemos. Todos padecemos las externalidades por la saturación de las arterias viales de la ciudad.

Una ley de movilidad contemporánea debería tener, como intención principal, garantizar condiciones de equidad en el uso de la vía pública. Este principio rector garantizaría, entre muchas otras cosas, tanto el desarrollo de infraestructuras accesibles que mitiguen las dificultades de tránsito que padecen personas con discapacidades, niños o adultos mayores; como el establecimiento de límites al costo de la tarifa del transporte público con base en la capacidad adquisitiva del usuario.

Otro elemento fundamental debería ser el de la sustentabilidad ambiental. Una nueva ley de movilidad debería proveer al ejecutivo de las herramientas necesarias para promover efectivamente los desplazamientos de personas y mercancías en medios no contaminantes, y restringir y desincentivar significativamente el uso del automóvil particular. La nueva ley debe, en su diseño, delinear mecanismos de mejora del transporte público, de promoción del uso de la bicicleta y de renovación de las condiciones de accesibilidad y seguridad de las zonas peatonales.

Una nueva ley de movilidad debería estar intrínsecamente relacionada con otras leyes de desarrollo urbano y estimular que los planificadores establezcan diferentes criterios en zonas con mayor capacidad de transporte, por ejemplo, en la definición de máximos de espacios de estacionamiento o en la densidad de unidades habitacionales permitidas.

Una ley de movilidad no es una reforma a la ley de vialidad. No se limita a regular el tráfico de vehículos motorizados sino el movimiento de personas y mercancías en su conjunto, así como a establecer criterios económicos, sociales y ambientales.

Los diputados jaliscienses ya mastican la que será la próxima ley de movilidad para el estado de Jalisco y el acuerdo del gobernador con transportistas para la mejora de la calidad del transporte público ha venido a acelerar el proceso. Es de intuirse que la nueva ley proveerá de los elementos necesarios para la urgente evolución del modelo actual de hombre-camión a un modelo de ruta-empresa, pero no lo es todo.

Sería muy lamentable que una ley, hoy por hoy tan importante para el futuro de nuestra ciudad, se maquine al vapor por la prisa de los transportistas. Una ley de este tipo debe ser arropada por la sociedad en su conjunto y validada con tanto proceso de participación ciudadana, como sea posible.
No vaya a ser que por resolver lo urgente vayamos a dejar de lado lo verdaderamente importante.



Originalmente publicada en Milenio diario.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

25 ejemplos de buenos elementos urbanos. (primera parte)

No es necesario el desarrollo de mil millones de euros, ni la galería-museo diseño del gran arqui-star de moda, ni siquiera las nuevas y relucientes inversiones municipales que hacen a los habitantes sentirse bien sobre su ciudad.
La valoración de una ciudad debería ser más sobre las maravillas diarias - pavimentos, escuelas bien diseñadas, transporte puntual - que sobre proyectos únicos y magníficos.

Aquí, una lista de 25 elementos urbanos primordiales que constituyen la ciudad.

1) Llegada del aeropuerto (Singapur)
Es notable cuantas ciudades prestan tan pequeña atención a las arterias claves que les conducen hacia y desde sus principales puntos de transporte.
Como la primera impresión jamas se olvida, un buen acceso citadino es siempre acertado para tener residentes felices y orgullosos, así como para la atracción de nuevos potenciales inversionistas foráneos. Singapur entiende el negocio de las primeras impresiones mejor que cualquier otra ciudad. El landscape ultra desinhibido del aero…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…