Ir al contenido principal

Bicicletas y democracia



Si bien es evidente que una ciudad que logra aumentar el porcentaje de viajes que se hacen en bicicleta mejora en automático muchas de sus condiciones ambientales, el incremento del tráfico ciclista en las calles trae consigo otra serie de beneficios de índole social de los que rara vez se habla: la multiplicación de ojos ciudadanos en las calles suelen ser un elemento que potencializa la percepción de seguridad; el proceso de habitar físicamente la ciudad suele traducirse en una constante mejoría del espacio público; las relaciones de cercanía suelen incrementar el consumo en mercados locales y fortalecer la economía barrial. 

 Pero de entre todos los beneficios que provoca la bici hay uno que me parece de mucha mayor nobleza, en especial en un contexto como el mexicano que padece de una histórica segregación social multiplicada durante las últimas décadas por condiciones urbanas poco favorables y la sobrepoblación de automóviles y las barreras urbanas que ha provocado. 

 La interacción entre ciudadanos que la bicicleta provoca puede convertirse en la cimentación de la reconstrucción del tejido social. El encuentro callejero, el saludo entre vecinos y el restablecimiento de las condiciones para que nuestra sociedad logre recuperar la capacidad de diálogo entre diferentes; son sin duda las más grandes virtudes de un proceso de recuperación del espacio público, como el que la agenda ciclista representa. 

 De fondo, exceptuando los temas ambientales, nuestra sociedad no necesita bicicletas en las calles a priori. Lo que necesitamos es generar las condiciones urbanas que propicien el diálogo, que reconstruyan el tejido social y que fortalezcan las condiciones reales del ejercicio democrático. La bicicleta, en este sentido, es solo la herramienta. 

Somos muchos, cada vez más, los que quisiéramos de la noche a la mañana ver a nuestra ciudad llena de bicicletas, con vías ciclistas seguras por todas partes y comunidades barriales emergentes con economías locales vibrantes y menos dependientes de factores externos. 

Pero vamos a requerir mucha paciencia. 

Detener la rueda que por décadas ha venido girando a favor del automóvil ha sido y seguirá siendo un proceso lento y complicado que implica no solo transformar la ciudad sino la manera en que los ciudadanos entienden su ciudad. Y no todos tienen porque entender a la primera los beneficios que una política a favor de las bicicletas les traerá. 

 El único camino es el diálogo, el acuerdo democrático, el entendimiento sincero de las diferencias. El reconocimiento de que la ciudad es de todos y no solo de aquellos que saben. Transformar la ciudad por una más humana, ni puede, ni debe ser, nunca, una imposición tecnocrática arropada por el poder. 

Hay que impulsar el uso de la bicicleta para provocar el diálogo, no al revés.


Originalmente publicado en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Día sin autos

Desde los años 70s comenzaron las primeras críticas al modelo urbano que privilegia el uso del automóvil, pero fue hasta 1994 cuando, a propuesta del activista Eric Britton en la conferencia de ciudades accesibles en Toledo, se planteó la posibilidad de efectuar un “día sin auto” con el fin de concientizar a la población de las problemáticas que el tráfico automotor provoca. 
El 22 de septiembre de 1994, Reykjavik, La Rochelle y Bath, se convirtieron en las primeras ciudades en llevar a cabo la iniciativa. Tres años después todo Reino Unido la aplicaría y a partir del año 2000 la World Carfree Network comenzaría su promoción a nivel internacional. 
Desde entonces, decenas de ciudades se han sumado a la iniciativa de diferentes formas: desde la organización de foros para incrementar el conocimiento en el tema, hasta prohibiciones totales a la circulación de automóviles. 
Para Guadalajara, la fecha tiene un gran peso simbólico. El 22 de septiembre del 2007 el ejercicio de agilización v…