Ir al contenido principal

La ciudad sin ti



No existen varitas que puedan transformar mágicamente nuestra ciudad en una ordenada, limpia, segura y sustentable. 

Un proceso de cambio de paradigma necesariamente enfrenta todo el impulso que, por tradición, autoridad, o simple lógica desfasada, ha venido consolidando la ciudad que padecemos. Ese impulso incluye nuestros patrones de consumo, nuestras aspiraciones, la manera en que interactuamos unos con otros; la manera en la que, ya sea por permisividad o por decisión, hemos construido nuestros gobiernos.

Hablando de movilidad, todo parece indicar que las condiciones están dadas para impulsar transformaciones importantes que deriven en una mejor ciudad para el futuro. Y no es que me sienta optimista: si uno suma las intenciones de ampliar la cobertura del tren ligero, de las líneas de autobuses de tránsito rápido y trolebuses, con la re-estructuración de rutas; más los anuncios de edificación de estaciones de intercambio multimodal en Guadalajara, la consolidación de zonas de accesibilidad preferencial, los 200 kilómetros de vías ciclistas prometidos y la implementación de la primera etapa del sistema de bicicletas públicas; uno tendría que deducir que pronto las condiciones para provocar un cambio de hábitos significativo, al menos en materia de movilidad, estarán dadas.

Seguramente, algunas de estas intenciones se quedarán en el tintero o enfrentarán procesos de politización típicos de nuestra incipiente democracia, pero supongamos que no, supongamos que por una vez en la vida, asesores técnicos resentidos y grupos políticos con interés electoral obren a favor del interés común y blinden los proyectos para consolidar una mejor ciudad: ¿qué faltaría después? Faltarás tú. Sí, tú.

Al final, la ciudad difícilmente se re-definirá a si misma por la infraestructura que decidamos construirle, por los presupuestos asignados o por la mejor intencionada voluntad política. La ciudad sólo se cambiará a sí misma cuando cada uno de nosotros decidamos, con nuestros actos diarios, transformarla. La pregunta deberá ser ¿estamos dispuestos?

El esfuerzo de años de diferentes organizaciones por consolidar una movilidad sustentable para Guadalajara sería en vano si no logramos transformar los hábitos de la gente común. Hoy, ya existen las condiciones para transformar razonablemente una significativa porción de los desplazamientos que hacemos en la ciudad. Gran parte de los trayectos barriales –a la tienda o al banco– pueden realizarse perfectamente a pie y ser mucho más placenteros que el lío de dar vueltas y buscar un cajón de estacionamiento para el auto. Infinita cantidad de viajes cortos –de menos de 6 kilómetros– pueden, ya, sustituirse por viajes en bici. Vale la pena conocer las rutas de transporte cercanas y útiles para utilizarlas en casos específicos. Cualquier tapatío puede, de manera individual, tanto buscar fórmulas para reducir su uso del automóvil, como tratar de convencer y concientizar a su vecino sobre sus desplazamientos y, poco a poco, ir formando parte de la transformación de la movilidad en la ciudad.

Muchos soñamos que una mejor ciudad es posible, pero no hay manera de mejorarla sin ti. No hay excusa que valga: esencialmente, la ciudad, amable lector, eres tú.



Originalmente publicada en Diario Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …