Ir al contenido principal

El valor necesario



Todo el mundo pareciera estar de acuerdo en que perpetuar el modelo de ciudad que impuso la modernidad podría acercarnos al límite de crisis ambientales y económicas que nadie puede decir con certeza qué tan graves podrían ser.

De un par de décadas para acá las ciudades del mundo han buscado nuevos modelos urbanos que provoquen una mayor eficiencia en factores tan diferentes como el consumo energético, la dependencia económica, la convivencialidad o la felicidad de los habitantes.

Guadalajara, la nuestra, no puede permitirse ser la excepción.

Como cualquier ciudad del planeta, nuestra ciudad debe encontrar su propio modo de pensarse con base en los factores específicos locales y comparándose con experiencias exitosas en otras partes del mundo.

Hoy sabemos que permitir mayores densidades habitacionales y usos de suelo mixtos reducen las distancias y hacen más eficientes los desplazamientos de personas y por lo tanto, más eficiente a la ciudad en términos de ahorro energético, pero también en tiempo humano o en emisiones ambientales.

Pero cada que algún valiente osa proponer planes parciales que permitan vivienda vertical y usos mixtos en zonas habitacionales se levanta una polémica incontenible de críticas y acusaciones que hacen sumamente difícil repoblar y mejorar las zonas urbanas interiores para crear las condiciones que garanticen esta situación de cercanía barrial. A veces pareciera que esta ciudad está buscando  un suicidio colectivo vía la in-sustentabilidad.

Otro factor clave en la construcción del futuro que parece irregulable es el uso indiscriminado del automóvil. No hay modo de detener el crecimiento del parque vehicular sin políticas restrictivas a su uso y sin la generación masiva de alternativas eficientes de desplazamiento.

Y no hay modo de generar alternativas eficientes sin distribuir equitativamente el espacio público y mitigando los privilegios que el automóvil ha tenido durante las últimas décadas.

Pero otra vez, si buscamos un carril exclusivo para el transporte público con el fin de transportar a más gente, más rápido; si robamos un carril a los autos para albergar una vía ciclista confinada o si reducimos los espacios de estacionamiento para ampliar una banqueta y generar condiciones de accesibilidad y equidad urbana levantaremos una ola de críticas por quitar espacio a la circulación de automóviles. Muchos vecinos, no todos, simplemente son incapaces de anteponer el interés colectivo sobre el minúsculo beneficio de su interés personal. La ciudad simplemente no aguanta seguir siendo el promedio que dicten las diferentes individualidades, tenemos que aprender a anteponer el sentido común.

Transformar la ciudad implica que la sociedad que le habita –gobierno, ciudadanía, empresarios, comerciantes, vecinos-  sepa tener el valor de enfrentar los cambios para poder seguir siendo los que somos.



Originalmente publicada en Milenio Diario.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Día sin autos

Desde los años 70s comenzaron las primeras críticas al modelo urbano que privilegia el uso del automóvil, pero fue hasta 1994 cuando, a propuesta del activista Eric Britton en la conferencia de ciudades accesibles en Toledo, se planteó la posibilidad de efectuar un “día sin auto” con el fin de concientizar a la población de las problemáticas que el tráfico automotor provoca. 
El 22 de septiembre de 1994, Reykjavik, La Rochelle y Bath, se convirtieron en las primeras ciudades en llevar a cabo la iniciativa. Tres años después todo Reino Unido la aplicaría y a partir del año 2000 la World Carfree Network comenzaría su promoción a nivel internacional. 
Desde entonces, decenas de ciudades se han sumado a la iniciativa de diferentes formas: desde la organización de foros para incrementar el conocimiento en el tema, hasta prohibiciones totales a la circulación de automóviles. 
Para Guadalajara, la fecha tiene un gran peso simbólico. El 22 de septiembre del 2007 el ejercicio de agilización v…