Ir al contenido principal

Caminar el barrio de Providencia


La forma más básica de movilidad que realizamos todos es caminar.

Aunque hemos complicado con supuesto progreso la manera en que nos desplazamos y las razones por las que lo hacemos hasta convertir nuestra movilidad en el resultado de una enredadera de factores  -a veces hasta surrealistas- aún así, casi todo desplazamiento sigue incluyendo y dependiendo del acto básico de caminar.

Transitar hacia una movilidad sustentable debe tener como punto de partida proveer las condiciones para estimular los viajes a pie. Si bien es difícil cruzar la ciudad caminando, no es tanto cuando se generan las condiciones de cercanía que permitan que los orígenes y destinos de la gente estén a una distancia alcanzable.

Los barrios, todos, -incluidos esos que equivocadamente llamamos “colonias o fraccionamientos” por algún ímpetu publicitario de los años setentas- deben buscar tener centros de actividades con usos de suelo diversos que puedan proveer a los habitantes de los diferentes servicios que requieren para habitar.  Hace mucho que los estudiosos de la ciudad dieron por derrotada la idea absurda de zonas urbanas exclusivamente habitacionales o excesivamente comerciales.  Los usos de suelo mixtos suelen proveer además de un modelo más sustentable de ciudad, mejores condiciones para la interacción comunitaria urbana.

Los barrios desarrollados en los setentas, como Providencia, han venido de manera natural transformando su original vocación habitacional por una más saludable mezcla de comercios y servicios que aportan vida urbana y la consecuente seguridad que provoca la presencia de gente en las calles. Hoy, a diferencia de hace un par de décadas, Providencia ha superado su dependencia al automóvil como única forma de desplazamiento posible y es posible conseguir cualquier cosa a una distancia caminable.

Sin embargo, sus habitantes caminan poco. Si bien se pueden argumentar criterios clasistas y prejuicios sociales característicos de los habitantes de barrios pudientes, no podemos perder de vista la ausencia absoluta del ejercicio de autoridad que garantice respeto a la dignidad del peatón.

Basta una corta caminata por avenidas como Terranova – Providencia, Rubén Darío o Pablo Neruda para darse cuenta, no solo de la inmensa cantidad de automóviles sobre las áreas peatonales, sino de la cantidad de negocios que con cinismo absoluto han pintado líneas de estacionamiento sobre la banqueta sin que nadie les diga nada. Ni la asociación de vecinos, ni el gobierno municipal, vamos, ni siquiera el transeúnte –que simplemente se baja al arroyo vehicular, arriesgando su vida- .

A esto hay que sumar la anarquía total con la que se rigen los “valet parking”, la ausencia de rampas en la mayoría de las esquinas, la permisividad histórica para que vecinos simplemente hagan banquetas con desniveles y la costumbre de algunos edificios de departamentos –como el ubicado en Rubén Darío y Otranto- de simplemente secuestrar toda la banqueta como su espacio de estacionamiento.

Y eso que se supone que Providencia es de los mejores barrios pues. 


Originalmente publicada en Milenio Diario.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…