Ir al contenido principal

Una red de vías ciclistas



Hasta ahora parece que nadie ha medido las inmensas ventajas de consolidar un sistema que propicie los viajes ciclistas en Guadalajara.

Elevar el porcentaje de desplazamientos en bici en solo 4 o 5 puntos porcentuales significan enormes cantidades de contaminantes menos en la atmosfera, una reducción significativa en gastos de salud pública disminuyendo padecimientos producto del sedentarismo, mayor eficiencia en el flujo de calles y avenidas al reducir los problemas de congestión, un menor gasto en movilidad de la población y el consecuente ahorro energético, apropiamiento del espacio público por parte del ciudadano con el consecuente fortalecimiento de sus rasgos de identidad y pertenencia y, en suma, un incremento en las condiciones de bienestar de la población en general.

Pero ¿cómo logramos incrementar los viajes en bici?

Guadalajara tiene las condiciones ideales para convertirse en una ciudad ciclista: una serie de organizaciones promotoras del tema, una topografía envidiable y prácticamente plana que facilita la movilidad en bicicleta y un clima perfectamente apto para cualquier actividad al aire libre la mayor parte del año.

Hasta ahora las iniciativas de dotar de espacios apropiados al ciclista se han limitado solamente a dar respuesta a un grupo específico demandante de esa infraestructura.  De manera desarticulada algunas ciclovías han aparecido aquí y allá sin mucha conexión y con pocas posibilidades de atraer a gran cantidad de nuevos usuarios a desplazarse en bicicleta. El reto ahora es consolidar una red que permita desplazarse de manera segura de cualquier lado a cualquier parte.

El gobernador del estado se ha comprometido a consolidar una red de al menos 200 kilómetros de ciclovías en la ciudad. No es poca cosa. El cumplimiento de dicha promesa de campaña implica la colaboración de muchos actores, incluidas universidades y municipios; de la asignación presupuestal de recursos para ese fin y del acompañamiento de programas orientados a la promoción del uso de la bicicleta.

Guadalajara tiene la ventaja de contar con un Plan Maestro de Movilidad No Motorizada ampliamente aceptado por organizaciones de la sociedad civil y de contar con un relativo y lento avance tanto en la edificación de algunas vías ciclistas, como en la elaboración de proyectos específicos basados en el Plan. Ahora solo es cosa de agrupar la información existente y encontrar fórmulas para tener una apropiada coordinación entre municipios y estado que deriven en la consolidación de una red funcional para la ciudad.

Lo demás vendrá solo. El incremento del tráfico ciclista pronto podría garantizar que sea una política pública constante y si bien durante este sexenio se pueden lograr con relativa facilidad los 200 kilómetros prometidos, los posteriores podrían hacer que el tema explote hasta consolidar a Guadalajara como una de las ciudades líderes en ciclismo urbano.

Hay que creer, los beneficios son muchos y los demás caminos parecen espinosos.



Originalmente publicada en Milenio Diario.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …