Ir al contenido principal

Reducir la velocidad



Durante el siglo pasado, las tecnologías y la disponibilidad de energía barata provocaron un incremento en la velocidad con la que hacemos las cosas. Nuestros sentidos han venido siendo abrumados por la velocidad a la que vemos el mundo pasar sin ser conscientes completamente de qué tan rápido cambian las cosas. Nos educaron, equivocadamente, para siempre tener prisa y nunca detenernos a deleitarnos con la vida diaria a un ritmo más bien humano.

Los fabricantes luchan por producir el auto más innecesariamente veloz, y digo innecesariamente porque la velocidad promedio a la que un automóvil se desplaza en territorio urbano suele ser menor al de una bicicleta, ya que las calles en la mayoría de las ciudades del mundo suelen estar congestionadas por otros automóviles vendidos bajo el estigma retórico de la velocidad.

La realidad es que ahora somos más lentos que nunca y además tenemos que sufrir todas las externalidades de un tráfico pesado y congestionado; su contaminación auditiva; sus emisiones atmosféricas con las enfermedades y los daños ambientales que provoca; la considerable disminución de la seguridad vial; y la pérdida de convivencialidad y actividad social en el espacio público.

Las conocidas como zonas 30, que se pretenden implementar en los centros de Guadalajara y Zapopan como parte de los procesos para consolidar como zonas de accesibilidad preferencial los primeros cuadros de los municipios metropolitanos  tienen como fin reducir radicalmente la velocidad y la congestión para mejorar las condiciones del espacio público.

Con la implementación de sencillas barreras a la circulación de paso de autos, dispositivos reductores de velocidad, definición de corredores de transporte público, horarios restrictivos a la carga y descarga y modificaciones a algunos sentidos de las calles, nuestros centros podrán recuperar la eficiente lentitud que proveen las calles tranquilizadas y la ausencia de congestión vial en favor de la calidad de vida y de un mejor y más atractivo entorno urbano.

Los beneficios que este tipo de proyectos suelen traer son tan diversos que van desde la mejora de la calidad del espacio público hasta la revalorización de las fincas en la zona, pasando por múltiples beneficios ambientales e impulso a la actividad comercial y turística.

Además, se transformará significativamente la seguridad vial de las zonas permitiendo un más sano uso de las vialidades compartidas por automóviles, ciclistas y peatones, garantizando la prioridad de los más frágiles y limitando la peligrosidad que actualmente ejercen los vehículos con motor.

Calmar el tráfico en zonas tan importantes de la ciudad puede significar no solo un ejemplo aspiracional para muchas otras zonas de la ciudad, sino un parteaguas en la manera en que solucionamos los problemas de movilidad, no solo en la ciudad, sino en todo el país. Todo un cambio de paradigma.

Con suerte y una buena ejecución, los centros de nuestros municipios podrán brindarnos el privilegio de volver a caminar o pedalear y redescubrir los beneficios de encontrarnos desplazándonos a velocidades más humanas. Ojalá.


 Originalmente publicada en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…