Ir al contenido principal

La mejor ciudad



Lo primero que hice al llegar a Medellín fue preguntarle al taxista ¿qué ciudad es más bonita, Bogotá o Medellín? La respuesta fue inmediata: Medellín es la mejor ciudad para vivir en Latinoamérica. Y no sólo lo dice el taxista, la respuesta es abrumadoramente similar en cada interacción con habitantes de la ciudad, de todos los estratos sociales.

A pesar de las dificultades presupuestales que enfrentan las ciudades en países en desarrollo -como Guadalajara- algunas han logrado políticas públicas exitosas que logran mejorar efectivamente las plataformas de desarrollo de sus habitantes y sus condiciones urbanas. Pero ¿cómo? ¿Mágicamente aparece un líder capaz de transformar estas ciudades en entidades más equitativas, sustentables y aptas para la felicidad?

De alguna manera, algo que comparten las ciudades que han logrado transformaciones urbanas significativas es justamente ese deseo de sus ciudadanos de convertirse en algo mejor como ciudad, como grupo social identificable. El sentido de pertenencia y la capacidad de significarse como parte de algo, evoca a un natural sentimiento de amor hacia el núcleo social al que se pertenece que por lo tanto se defiende y el día a día de cada individuo se transforma en un constante trabajo colectivo de cuidado y mejoramiento de la ciudad.

No me refiero a un nacionalismo simplón de orgullo y distinción que a veces hasta desemboca en un elitismo discriminante e intolerante a las diferencias, sino al acto real de sentirse parte de algo más allá del individuo que implica la construcción de lo común. Del nosotros.

Ninguna política urbana, por más bien planteada que esté desde lo teórico, parecería capaz de explotar su potencial transformador si no es acompañada de una fuerte aceptación e integración al ideario colectivo de la comunidad a la que pretende servir. 

Ningún poder, ni político, ni económico, es capaz de generar el alto nivel de dignidad que produce el que la gente de la ciudad se sepa a sí misma parte de algo más grande y de un proyecto de ciudad que le es propio y en su beneficio. Ningún gobierno puede en realidad definir qué es lo que otorgará a sus ciudadanos bienestar.

Guadalajara empezará a cambiar cuando los tapatíos seamos capaces de reconocernos como iguales, sin distinciones sociales, ni de niveles educativos, ni de partidos políticos. Cuando todo el quehacer diario de cada quien incluya el interés por lo común al mismo nivel que lo individual. Cuando encontremos en el diálogo callejero, con cualquier transeúnte o con cualquier taxista, la convicción de que se está en la mejor ciudad para vivir y para desarrollarse.

Cuando en cada uno de nosotros descubramos el potencial enorme que significa ser parte de esta, nuestra ciudad.



Originalmente publicada en Milenio.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …