Ir al contenido principal

¿En qué nos beneficia que la ciudad cuente con un sistema de Bici Pública?



La primer etapa de bici pública que se implementará en el área metropolitana provocará 15,700 viajes diarios adicionales en bicicleta en la ciudad, concentrados en una zona determinada. 

Esto puede sonar poco en relación a los 212,000 viajes que se registran diariamente, pero la presencia constante de bicicletas en una zona puntual seguramente provocará, como ha sucedido en ciudades con experiencias similares, un incremento significativo en los viajes en bicicleta privada en la misma zona.

La consolidación del sistema se dará cuando entren en vigor la segunda y la tercera etapa, ya que de definirse de dimensiones similares a la primera, multiplicará la cantidad de posibilidades de viajes exponencialmente al multiplicarse las alternativas de origen y destino de viaje, pudiendo significar hasta 6 veces más viajes que la primera. Sin contar los viajes en bicicleta privados que se incrementarían en la misma proporción. 

La bici pública obligará a gobiernos y sociedad, como en todas partes en donde se ha implementado, a consolidar tres cosas: la urgente promoción de una cultura vial que incluya al usuario de la bicicleta como un derechohabiente absoluto de la calle en términos equitativos (que no igualitarios) a cualquier otro vehículo, la revisión de los reglamentos viales para garantizar esos derechos y el desarrollo de infraestructura apropiada para garantizar el tránsito seguro de los medios no motorizados. 

Se ha demostrado que el aumento exponencial de tráfico ciclista es un factor fundamental para mejorar las condiciones de seguridad vial en las calles. Disminuirá la velocidad promedio en zonas barriales y desincentivará los viajes en automóvil, provocando una baja en las emisiones contaminantes de la zona, reduciendo la congestión vehicular y los índices de ruido. 

La presencia de bici pública da un escaparate de promoción de la ciudad que favorece su imagen al apoyar la idea de que se trata de una ciudad que aspira a mejorarse a sí misma y mejorar su nivel de sustentabilidad. La bici pública es en sí misma un símbolo positivo que en automático se convierte en un valor agregado a la marca de la ciudad. 

El aumento del tráfico ciclista además incide en la reducción de los alarmantes niveles de sedentarismo que padece nuestra ciudad. El hábito social de pedalear puede ser un factor que disminuya problemas de salud pública vinculados a la obesidad. 

Además la bici pública en nuestra ciudad, no es una imposición vertical como ha sucedido en otros lugares del mundo. Su implementación responde a la demanda de decenas de grupos organizados de la sociedad civil que buscan la consolidación de una política pública en materia de movilidad que logre efectivamente reducir la dependencia en el uso del automóvil. 

La bici pública debe entenderse como el primer gran paso simbólico en materia de movilidad no motorizada que obligará a la implementación de toda una cascada de políticas en la materia que difícilmente permitirá dar marcha atrás. Es, sin duda, una victoria de la sociedad civil. 


Originalmente publicado en Milenio Diario.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…