Ir al contenido principal

Promover el uso de la bici



Mucho se ha escrito sobre los beneficios individuales y colectivos que provoca el uso de la bicicleta en temas de salud, ambientales, económicos y múltiples etcéteras. Gran cantidad de problemas urbanos y de agendas gubernamentales se resuelven o disminuyen significativamente incrementando el uso de la bici, entonces pues, promovamos su uso. Esto parece fácil. 

Cualquiera pensaría que fomentar el uso de la bicicleta es solamente un asunto de salir a las calles con pancartas que digan “usa tu bicicleta”, pero de fondo es un asunto mucho más complicado. 

Por décadas, la bicicleta fue relegada a segundo término y se impuso sobre ella un estigma social de clase: La bici es de pobres. Hoy, buscar que más gente la use implica renovar y revalorar al usuario de la bicicleta a través de campañas de comunicación que hagan énfasis en los valores que posee el que va a bordo de una bici. Es decir tenemos que transformar la cuestión aspiracional. El ciudadano normal debe preferir identificarse a través de su desplazamiento responsable en bicicleta, y todo lo que eso implica, en lugar de simplemente aspirar a un auto de gran lujo y potencia. En este ámbito muchas ciudades en el mundo y en alguna medida las nuestras han ido modificando esta percepción en el sentido correcto. 

Las leyes y los reglamentos viales ignoraron por décadas la existencia de las bicis. Para recuperar a los ciclistas en nuestras calles es fundamental que la bicicleta vuelva a ser considerada un vehículo y como tal incorporarse eficientemente a nuestras vialidades. A todas nuestras vialidades. Si bien es importante desarrollar infraestructura exclusiva para las bicicletas, también lo es, garantizar que estas puedan circular en las calles de manera segura. El tema de existir en la ley y garantizar el respeto reglamentado de los automotores es fundamental en cualquier programa de promoción del uso de la bici. 

Las ciudades deben diseñar una estructura vial que permita a los ciclistas desplazarse bajo criterios específicos y que el resto de los usuarios de la vía puedan presuponer sus movimientos. Estos criterios tienen que condensarse, tanto en la reglamentación que debe obedecer el automovilista, como en la normatividad que rija el desarrollo de infraestructura ciclista, como en los criterios de conducción que debiera seguir el usuario de la bici. Una vez que las normas estén claras, habría que invertir el dinero y desarrollar la infraestructura apropiada para la bici. Pero es importante entender que no se trata de hacer vías ciclistas a lo loco y sin ton ni son. Habrá que ir consolidando una red que favorezca efectivamente la interconexión de orígenes y destinos. No le puedes decir al usuario a donde vaya, tenemos que lograr que de donde va y a donde va, pueda circular con seguridad en bicicleta. Y no sólo eso. La infraestructura debe considerar donde va a resguardar su bicicleta y que seguridad obtiene al amarrarla o guardarla y proveer las herramientas necesarias para hacer interactuar al ciclista con otros medios de transporte ya sea mediante portabicicletas en el autobús o con espacios especiales para ellas en los vagones del tren. 

Además es fundamental educar. Las campañas de concientización y de cultura vial son la parte más importante de la promoción del uso de la bici. Es común que la gente que más conoce de las problemáticas de movilidad o ambientales sea la que más anda en bici. Y claro, también hay que salir a la calle con pancartas que digan “usa tu bicicleta”. 


Originalmente publicada en Más por más.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …