Ir al contenido principal

La más grande de las mentiras



Una y otra vez hemos escuchado los argumentos que dan por sentado que la imperiosa necesidad de desarrollar infraestructura para el automóvil y generar soluciones a la congestión, son provocadas por la gran demanda que existe de carros: “La gente desea moverse en automóvil, por lo tanto, debemos resolver la movilidad en auto”.

Con un incremento aproximado anual de 7% en Guadalajara, el parque vehicular simplemente pareciera exigir más espacio, más calles, más viaductos, más pasos a desnivel y más estacionamientos.

Nuestras normativas y metodologías de acción en la ciudad están condicionadas por esta supuesta necesidad de garantizar que no se provocarán afecciones a la circulación vehicular. Los estudios de impacto vial, con todo lo hipotéticos y tendenciosos que suelen ser, determinan si se puede o no hacer un parque, un centro de trabajo, una escuela o una ciclovía.

Con simple aritmética, quienes promueven soluciones orientadas al automóvil, pueden estimar el tiempo humano que día a día se desperdicia en la congestión y la improductividad urbana que representa. Esto sirve para justificar el desarrollo de soluciones viales que supuestamente mejoraran estos índices, lo cual ciertamente sucederá… Pero solo por un tiempo.

Sin embargo, cuando se analiza la demanda de viajes en automóvil no se puede omitir lo artificial que ese incremento es. Es decir, no es una demanda natural, sino una provocada.

Para que se incremente la base de automóviles en una ciudad se requieren al menos 3 cosas: disponibilidad de automóviles, disponibilidad de combustible y espacio de circulación. Solo en la medida en que las ciudades fueron construyendo calles y avenidas se hizo posible el aumento del parque vehicular. Claro que si se brindan mejores condiciones para moverse en automóvil que en cualquier alternativa, la tendencia será el incremento constante del parque vehicular.

Es decir, el número de automóviles no aumentó solo por el deseo del ciudadano de convertirse en eterno consumidor de gasolina, sino por una política integral orientada a que eso sucediera. Una política que además ha consumido una gran cantidad de recursos públicos y que compite con rubros como educación o distribución de agua.

Es una mentira que tengamos que crear soluciones para satisfacer esa demanda de viajes en automóvil, por el contrario, una estrategia inteligente tendría que consistir en mejorar significativamente otros modos de transporte y dejar que este colapse por sí mismo.

Pero siempre llegará un nuevo vendedor de espejitos diciendo que hay que mejorar la semofarización, construir más infraestructura pro-automóvil, incrementar el espacio de circulación vehicular e implementar viaductos “freeway” para, ahora sí, garantizar que no habrá más congestión.

Y esos criterios solo han servido para derribar nuestro patrimonio, minimizar nuestro espacio arbolado, para crear fronteras urbanas que disgregan a nuestra ciudad y para convertirnos, queramos o no, en ciudades auto- dependientes.

 El sueño de progreso que nos vendieron las industrias automotrices y petroleras, que tanto daño ha causado a nuestras ciudades, es sin duda, la más grande de las mentiras.



Originalmente publicado en Máspormás.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …