Ir al contenido principal

No era penal



Durante la última década se ha venido generando un significativo cambio en la manera que entendemos nuestras ciudades. El fracaso de la movilidad en automóvil y su inviabilidad a futuro, ya es obvio para cualquier estudioso del tema y las ciudades del mundo luchan apresuradamente para transformar sus sistemas y consolidar alternativas en zonas urbanas expandidas por las décadas de normalización del uso del auto.

Es de destacarse que el uso de la bici como estrategia de movilidad urbana es recíproco a diferentes indicadores de calidad de vida. Las ciudades con mayor uso de bicicletas suelen ser las más sanas, las de más alto nivel educativo, las que tienen mejores condiciones de equidad y menores niveles de contaminación ambiental.

Darle viabilidad de futuro a una ciudad como Guadalajara implica encontrar mecanismos para incrementar significativamente los trayectos en bicicleta con el fin de reducir los viajes en automóvil. Hoy, cerca de un alarmante 40% de los viajes se hacen en automóvil y apenas 2.2 % en dos ruedas.

Claro que la dependencia en vehículos automotores se traduce en mayores emisiones atmosféricas, más ruido, problemas de congestión que a su vez reducen la competitividad de la ciudad, diferenciación por estratos sociales y pérdida de oportunidades.

Tomando hoy las decisiones correctas para impulsar la movilidad en bicicleta podremos en unos años competir en el tema con otras ciudades que inician su transformación como Bogotá, Santiago de Chile o la Ciudad de México. Es alcanzable, incluso multiplicar por tres la cantidad de viajes ciclistas en una ciudad como Guadalajara si todas las políticas en la materia van encaminadas a lo mismo de manera integral. 

Pero aun así, con el mejor de los esfuerzos y los mejores resultados estaremos a años luz de las ciudades más aventajadas en el tema. 

Algunas pequeñas ciudades holandesas han logrado índices de viajes ciclistas que superan 90% y la capital Ámsterdam sobrepasa el 60% de viajes en bici. 

Desde los años 70 Holanda y Dinamarca han sido pioneras en el desarrollo de condiciones apropiadas para desarrollar comunidades ciclistas, desde leyes y normativas que otorgan seguridad al vehículo no motorizado, una cultura vial impecable y los más avanzados criterios en la elaboración de infraestructura ciclista. 

Holanda tiene prácticamente una bicicleta por habitante y ha desarrollado una industria ciclista que mueve un billón de euros anualmente y genera miles de empleos. En paralelo se consolida como uno de los países con mayor nivel educativo, mejores condiciones de salud y ambientales y equidad social. 

Pueden decir misa nuestros nacionalistas futboleros ramplones: si era o no penal, no importa. Las ciudades holandesas siguen siendo un gran ejemplo a seguir para nuestra Guadalajara. 


Originalmente publicado en Máspormás.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Día sin autos

Desde los años 70s comenzaron las primeras críticas al modelo urbano que privilegia el uso del automóvil, pero fue hasta 1994 cuando, a propuesta del activista Eric Britton en la conferencia de ciudades accesibles en Toledo, se planteó la posibilidad de efectuar un “día sin auto” con el fin de concientizar a la población de las problemáticas que el tráfico automotor provoca. 
El 22 de septiembre de 1994, Reykjavik, La Rochelle y Bath, se convirtieron en las primeras ciudades en llevar a cabo la iniciativa. Tres años después todo Reino Unido la aplicaría y a partir del año 2000 la World Carfree Network comenzaría su promoción a nivel internacional. 
Desde entonces, decenas de ciudades se han sumado a la iniciativa de diferentes formas: desde la organización de foros para incrementar el conocimiento en el tema, hasta prohibiciones totales a la circulación de automóviles. 
Para Guadalajara, la fecha tiene un gran peso simbólico. El 22 de septiembre del 2007 el ejercicio de agilización v…