Ir al contenido principal

Moverse por la ciudad en bici, libera


No me refiero al libertinaje idiota, superfluo y egoísta que el sistema de consumo y las doctrinas new age promueven; ese que acaba generando desapego, desarraigo y la consecuente banalización de todo y que al final del día solo sirve para elegir entre un refresco de cola u otro.

La bici libera en primer lugar de la presión económica que significa moverse en otros medios de transporte; el usuario de automóvil está condenado a realizar pagos tributarios al sistema que controla combustibles, refacciones, mantenimiento, seguros y financiamientos; el usuario del transporte público, en otra escala, está condenado al cumplimiento del pago tarifario correspondiente. El usuario de la bicicleta está prácticamente libre de tributos económicos de los que dependa su desplazamiento.

Quien se desplaza en bicicleta con frecuencia por la ciudad, desarrolla una cierta sensibilidad a los problemas urbanos y del espacio público que otros usuarios de la calle, simplemente ignoran. Para el conductor de un auto, la ciudad es solo un escenario que se desplaza por la ventana como en un televisor: sin olores, sin texturas y sin emociones. El ciclista es libre del enajenamiento plastificado que el supuesto progreso ha traído y se vincula emocionalmente con mayor facilidad a su ciudad y al grupo social que la habita.

La bici permite aislarse de los convencionalismos sociales que el sector más prejuicioso de nuestro medio social emite. Etiquetada por décadas como un vehículo para pobres en una sociedad que solía otorgar prestigio y condición social al poseedor del vehículo más caro, la bici ha venido ganando terreno en el reconocimiento social que hoy se otorga a las personas que han venido sustituyendo viajes en automóvil por viajes en bici.

El ciclista urbano se mantiene expuesto en la vía pública, es consciente de su propia fragilidad y de la de otros, esa experiencia, con excepciones, suele formar personas más respetuosas y cuidadosas de su entorno. El automovilista simplemente se sabe protegido por una corteza metálica, su aceleración no está relacionada a su percepción del espacio y tiene una menor vinculación a su realidad humana.

El uso constante de la bici libera de culpas. El ciclista sabe que no contamina y que su movilidad no incrementa las problemáticas ambientales urbanas. Además, la bici no requiere el uso de combustibles y no atenta contra el agotamiento o encarecimiento de los precios de los recursos no renovables del planeta. El ciclista no es cómplice de la cadena de dependencias energéticas que desembocan en guerras por petróleo del otro lado del mundo.

Quien circula en una bicicleta es dueño de su tiempo de desplazamiento, ya que no es afectado por los problemas de congestión vial. Los viajes en bici, en horas pico, suelen ser más veloces que en medios motorizados.

El usuario de la bicicleta suele, paulatinamente, irse convirtiendo en una persona libre, pero no ese libre individualista tramposo que nos vende la publicidad de los autos, sino libre y común a los demás, como todos debimos siempre haber sido.



Originalmente publicada en Maspormas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …