Ir al contenido principal

Un futuro denso o ninguno



Por cliché y pose social populista la palabra “sustentable” se metió en todos los discursos políticos y conversaciones de, desde jóvenes revolucionarios, hasta señoras de sociedad. Por moda, una parte importante de nuestra sociedad cree expiar culpas, al tradicional modo católico de la penitencia facilita: reciclo desechables, planto un arbolito, recojo la basura, desconecto mis aparatos eléctricos.

 Pero el futuro necesita mucho más. 

La vida humana, como la conocemos, requiere contar con al menos cuatro recursos que le son indispensables: agua, aire, alimento y energía. Y los cuatro parecen encaminados a agotarse de continuar el derroche actual. Lo que las ciudades decidan hacer en su planeación interna será fundamental para detener ese derroche, ya que concentran, y lo harán aún más en el futuro próximo, a la inmensa mayoría de la población mundial. 

El problema más grande es cómo harán esas ciudades para decidir, una por una, transformarse a sí mismas con cambios tan radicales como los necesarios. Máxime en sociedades como la nuestra; disgregadas, adormecidas, desvinculadas a lo público, ajenas a las tomas decisiones, desinteresadas por aquello que nos es común y enajenadas en la búsqueda de satisfacciones personales superficiales.

La modernidad del siglo pasado, además de haber planteado este urbanismo de distancia, baja densidad y dispersión que tanto daño ha hecho al medio por su incesante necesidad de consumir recursos; también dejó la estela de una sociedad sin aspiraciones comunes, individualizando las identidades y complicando la posibilidad de establecer acuerdos sobre aquello que nos debería interesar a todos. 

Las ciudades tendrán que incrementar las densidades habitacionales para compactarse y lograr que más personas vivan en áreas más pequeñas, para lograr mayores niveles de eficiencia en los servicios públicos y en el uso y distribución de los recursos. Las ciudades con mayor densidad tienen menos problemas de movilidad al decrecer la longitud de los desplazamientos y sucede lo mismo con cualquier tipo de red de distribución de servicios. 

En ciudades más densas la gente está obligada a participar más activamente en los acuerdos colectivos para generarse bienestar, se incrementa la capacidad social de ejercer el diálogo y se desarrolla una mayor dependencia solidaria entre ciudadanos, ocasionando una identidad más fuerte y más orientada a aquello que nos hace comunes. 

Para muchas colonias de baja densidad en Guadalajara el proceso de incrementar el uso de suelo suele resultar escandaloso. Nadie quiere edificios en su colonia y mucho menos a más gente, las modificaciones a planes parciales suelen proteger, a capa y espada, el derecho moderno del aislamiento social: la gran barda en la fachada, el coto segregado. 

No nos convertiremos en una ciudad sustentable si solo seguimos el cursi y populista acto de ir a plantar un árbol. 

Hacernos sustentables significa hacer el futuro posible, y eso solo se logra dialogando. 



Originalmente publicada en Maspormas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Día sin autos

Desde los años 70s comenzaron las primeras críticas al modelo urbano que privilegia el uso del automóvil, pero fue hasta 1994 cuando, a propuesta del activista Eric Britton en la conferencia de ciudades accesibles en Toledo, se planteó la posibilidad de efectuar un “día sin auto” con el fin de concientizar a la población de las problemáticas que el tráfico automotor provoca. 
El 22 de septiembre de 1994, Reykjavik, La Rochelle y Bath, se convirtieron en las primeras ciudades en llevar a cabo la iniciativa. Tres años después todo Reino Unido la aplicaría y a partir del año 2000 la World Carfree Network comenzaría su promoción a nivel internacional. 
Desde entonces, decenas de ciudades se han sumado a la iniciativa de diferentes formas: desde la organización de foros para incrementar el conocimiento en el tema, hasta prohibiciones totales a la circulación de automóviles. 
Para Guadalajara, la fecha tiene un gran peso simbólico. El 22 de septiembre del 2007 el ejercicio de agilización v…