Ir al contenido principal

Un paseo… ¿en moto?



Hace unos 7 años, poco más o poco menos, nuestra ciudad comenzó a acostumbrarse a las dinámicas urbanas que los paseos ciclistas comenzaron a normalizar. 

El mal llamado movimiento ciclista; que es más, una serie de organizaciones buscando consolidar una movilidad urbana sustentable para la ciudad, que solo “ciclistas”; logró en aquel entonces evidenciar lo que sucedía en la calle: el ejercicio del secuestro diario a que es sometida por la presencia de automotores y las diferencias entre un recorrido en auto y uno en bicicleta. 

Los paseos nos llevaron a cuestionarnos sobre ¿Qué ciudad queremos tener? ¿De quién es la calle? ¿Puede una bicicleta transitar con seguridad en el espacio vial? 

La provocación que lograron y las cuestiones fundamentales de sus planteamientos han sido esenciales para construir la idea de la ciudad que queremos tener. Si bien algunos se salieron de control por un tiempo y no en todos los casos prevaleció el orden, la inmensa mayoría lograron su objetivo; posicionar a la bici como alternativa real para transportarse en la ciudad. 

No en beneficio de un “club de ciclistas” o de alguna “tribu urbana” sino en beneficio de una sociedad que enfrenta serios problemas de movilidad y en la que casi cualquiera puede utilizar una bici e ir paulatinamente convirtiéndose en parte de la solución. Se reivindicó el derecho de la gente a hacer uso de su ciudad, y la tendencia actual a generar condiciones de equidad y respeto para todos. 

Pero el éxito y la reivindicación que vive el uso de la bici traen envidias entre usuarios de otros medios de transporte –algunos meramente de entretenimiento y cuyo uso es poco deseable en términos del impacto urbano que causan- que ahora emulan el proceso político que significó la visibilización de la bicicleta. Pero no es lo mismo Juana que Chana. 

Si bien es respetable el gusto y los modos de cada quien, los paseos en motocicletas que hemos visto recientemente en la ciudad son la antítesis ideológica de los paseos ciclistas. En primer lugar suelen ser sectarios y elitistas con acceso restringido a integrantes de la tribu urbana correspondiente. El mero acto de pasear sobre el vehículo que provoca más emisiones por litro de combustible y más ruido en la ciudad descubre el escaso interés que sus organizadores tienen para con la ciudad y con los demás. 

La proliferación de motocicletas en las ciudades ha demostrado ser nociva en términos de movilidad, además de incrementar significativamente la accidentalidad de nuestras calles. Los paseos ciclistas han cuidado minuciosamente la seguridad de los participantes manteniendo a la masa ciclista unida y bloqueando el paso en semáforos para mantener esa unión indispensable, ¿Qué argumento justifica que los motociclistas hagan lo mismo? Son vehículos con motor, con alta capacidad de aceleración y que para circular requieren tener placas y cumplir con el reglamento de movilidad ¿porqué permitimos que copien la dinámica? Alguien debería levantarles una infracción y explicarles que lo que hacen es ridículo. 

Si bien prohibir las motocicletas sería demasiado, si es obligación del estado desincentivar su uso y buscar alternativas que minimicen su impacto urbano. 


Originalmente publicado en Maspormas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Educar para el uso de la bicicleta

La bicicleta debería ser el medio de transporte por excelencia de los jóvenes entre 14 y 18 años. El vehículo, no es un juguete, sino un compañero que otorga libertad e independencia para movilizarse mientras hacen la transición a la vida adulta.
La bicicleta debería tener un puesto importante dentro de los 12 primeros años de la educación obligatoria. Deberíamos enseñar a los niños desde temprana edad que la bicicleta es un medio de transporte limpio, saludable y económico. Entrenarlos en el uso correcto de la bicicleta, de las leyes de tránsito, de la mecánica, de sus riesgos y como evitarlos, de sus deberes y derechos como conductores de un vehículo, y otorgarles los medios necesarios para que, llegado el momento, puedan transitar correctamente en calles junto a tráfico motorizado.
Este proceso educativo debería incluir ejemplos relacionados con la bicicleta en las clases de física, tecnología o civismo y debería enfatizar a la bicicleta como una alternativa verde en los cursos de na…

¿Como sería el mundo sin dios?

Alguien me invitó a hacer el ejercicio de imaginar como sería un mundo en el que sepamos que no hay dioses. Obviamente cualquier respuesta es puramente especulativa, porque no tenemos la posibilidad de ensayar universos con y sin dioses, de manera de verificar la diferencia. Pero pensé que la falta de un diseño premeditado, de un plan, de un ser todopoderoso que nos cuide, debería percibirse de alguna manera.

Concluí que un mundo sin dioses sería indiferente al dolor. La alegría, la tristeza, el goce o el sufrimiento de cualquier ser importarían solo a él, o como mucho a los que lo rodean, pero no afectarían a un universo sin inteligencia y por lo tanto indiferente a estas cuestiones. No habría nadie a quién pedir nada. Y los pedidos hechos a la nada no tendrían efecto. Orarle a cualquier dios o no hacerlo sería lo mismo porque no habría ningún dios escuchando. Sufrirían tanto ateos, como budistas, como judíos, como cristianos, como musulmanes, porque no habría nadie con poder para rep…

Pro-ana y pro-mia : ¿cómo saber?

La anorexia y la bulimia son enfermedades que pueden pasar desapercibidas por los padres o la familia de las enfermas. ¿Como saber si alguien que conoces es víctima de estas enfermedades?
Aqui se presentan algunas claves que pueden ayudar: La mayoria de las chicas anorexicas o bulimicas intentan comer cada vez menos o saltarse comidas con excusas. Tienen tendencia al autodesprecio y baja autoestima. Las bulimicas comen mucho a escondidas. Hay que poner especial atención en bailarinas, gimnastas, atletas, deportistas y modelos. En internet, Usan un lazo blanco virtual que colocan en las páginas que hacen, o lo pegan en las carpetas, como símbolo reivindicativo de su "estilo de vida" o como forma de reconocerse. Usan frases de apoyo entre ellas tipo: "nadie dijo que fuera fácil ser una princesa" Usan pulseras; las jovenes pro-ana (anoréxicas) se colocan una pulsera o cordón rojo en la muñeca izquierda, en ocasiones adornado con unas cuentas o piedrecitas rojas, las pro-mia, …